sábado 16/1/21

Pyongyang eleva el órdago con una bomba H que se monta sobre un misil

Corea del Norte probó ayer su bomba atómica más potente hasta la fecha, un artefacto termonuclear que según el régimen puede instalarse en un misil intercontinental, lo que de confirmarse supondría un importante

Kin Jong-un visita las instalaciones militares donde se desarrolla el programa nuclear | efe
Kin Jong-un visita las instalaciones militares donde se desarrolla el programa nuclear | efe

Corea del Norte probó ayer su bomba atómica más potente hasta la fecha, un artefacto termonuclear que según el régimen puede instalarse en un misil intercontinental, lo que de confirmarse supondría un importante y peligroso adelanto en sus capacidades.
El sexto ensayo nuclear norcoreano y segundo supuestamente llevado a cabo con un artefacto termonuclear culmina un período de frenética actividad armamentística por parte del régimen de Kim Jong-un, tras probar más de una decena de misiles balísticos desde comienzos de año, entre ellos dos intercontinentales.
Esta intensificación coincidió con la llegada al poder a la casa blanca de Donald Trump el enero, y generó una de las peores crisis de seguridad en la región.
El nuevo ensayo atómico tuvo lugar ayer cuando los institutos sismológicos de Seúl, Tokio y Pekín detectaron un fuerte terremoto de origen aparentemente artificial debido a su escasa profundidad y con hipocentro en la provincia donde Corea del Norte realizó sus anteriores pruebas.
Unas horas después, los medios oficiales norcoreanos anunciaron con su habitual pompa que el país había probado con “total éxito” un artefacto termonuclear que puede ser instalado en uno de sus misiles balísticos intercontinentales (ICBM).
La intensidad de la detonación detectada ayer por los países vecinos y por la Organización del Tratado de Prohibición Total de Pruebas Nucleares (CTBTO, en sus siglas en inglés) indica que se trató de un ensayo mucho más potente que los cinco anteriores ejecutados por el régimen.
El jefe del Pentágono, James Mattis, prometió ayer que habrá una “gran respuesta militar” por parte de Estados Unidos ante “cualquier amenaza” de Corea del Norte a los territorios del país, incluido Guam, o a sus aliados.
Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha respondido con un escueto “ya veremos” a la pregunta sobre si atacará. Anteriormente, Trump denunció en Twitter el nuevo ensayo nuclear norcoreano y aseguró de que el régimen de Pyongyang “solo entiende una cosa”. “Corea del Sur está percatándose de que, como ya les dije yo, su postura de apaciguamiento con Corea del Norte no va a funcionar. ¡Solo entienden una cosa!”, afirmóTrump a través de su cuenta personal en Twitter.

Una grave provocación
Por su parte, el Gobierno español condenó “en los términos más firmes” el ensayo nuclear que calificó como una “grave provocación” y un “inaceptable desafío a la paz”, y advierte al régimen de Kim Jong Un que “este camino sólo puede encontrar la firmeza en el rechazo de los países amantes de la paz”.
Mientras, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, advirtió de que la UE está dispuesta a endurecer las sanciones y condenó las pruebas.
Por su parte, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, insistió en que el problema de la nuclearización de Corea del Norte debe resolverse exclusivamente por la vía diplomática.

Comentarios