Putin estrena al volante de un camión el puente que une Crimea con Rusia

Cuatro años después de la anexión de Crimea, el presidente ruso, Vladímir Putin, escenificó de forma muy simbólica la unión con el territorio al inaugurar ayer un puente sobre el mar Negro que conecta la península con la parte continental de Rusia sin pasar por tierra ucraniana.

Putin estrena al volante de un camión el puente que une Crimea con Rusia
El presidente ruso, a su llegada a la inauguración del puente | alexander nemenov (efe)
El presidente ruso, a su llegada a la inauguración del puente | alexander nemenov (efe)

Cuatro años después de la anexión de Crimea, el presidente ruso, Vladímir Putin, escenificó de forma muy simbólica la unión con el territorio al inaugurar ayer un puente sobre el mar Negro que conecta la península con la parte continental de Rusia sin pasar por tierra ucraniana.
Vestido de manera informal, con pantalones vaqueros y una cazadora azul marino, Putin se puso al volante de un camión Kamaz de gran tonelaje y recorrió en 16 minutos los 19 kilómetros de longitud del puente desde la península de Taman, en el sur de Rusia, en dirección a Crimea. “Poyéjali” (Vamos), exclamó Putin emulando al cosmonauta Yuri Gagarin, el primer hombre que viajó al espacio, tal como pudo verse en las imágenes difundidas en directo por la televisión rusa.
Luego, tras quitar el freno de mano del Kamaz y hacer sonar el claxon, el líder ruso, sentado junto al jefe de obra y otro trabajador, arrancó el vehículo, que se puso a la cabeza de una larga caravana de camiones de color naranja, hormigoneras, grúas y otros vehículos pesados que participaron en los trabajos. La gigantesca infraestructura (construida por la empresa “Stroigazmontazh” propiedad de un allegado de Putin, el magnate Arkadi Rotenberg) empezó a levantarse en febrero de 2016 y tuvo un coste de 228.000 millones de rublos (3.000 millones de euros al cambio actual).
La construcción del puente para conectar Crimea con la Rusia continental fue una de las promesas de Putin tras la anexión en mayo de 2014, después de una intervención incruenta en la península ucraniana y un referéndum no reconocido por Ucrania ni la comunidad internacional en el que la mayoritaria población rusa apoyó la “reunificación”. “En muchos momentos de la Historia, incluso bajo los zares, la gente soñaba con la construcción de este puente... Por fin, gracias a vuestro trabajo y a vuestro talento, ocurrió este milagro. Es un día histórico para Rusia”, afirmó Putin después de llegar al lado crimeano del puente, dirigiéndose a las decenas de trabajadores congregados que le esperaban.
El puente incluye cuatro carriles para vehículos (dos en cada dirección) que fue la parte que Putin inauguró, y dos vías de tren (una en cada dirección) que se espera estén terminadas en 2019. Ucrania, que no renunció a recuperar Crimea, calificó de “ilegal” la construcción del puente, en un comunicado de la Presidencia. l