jueves 22/10/20

El principal sospechoso de matar al reportero Foley es un rapero londinense

Los servicios secretos del Reino Unido han identificado al yihadista británico sospechoso de haber asesinado al periodista estadounidense James Foley, según fuentes gubernamentales citadas ayer por “The Sunday Times”.

Un integrante de las milicias que luchan contra el Estado Islámico       efe
Un integrante de las milicias que luchan contra el Estado Islámico efe

Los servicios secretos del Reino Unido han identificado al yihadista británico sospechoso de haber asesinado al periodista estadounidense James Foley, según fuentes gubernamentales citadas ayer por “The Sunday Times”.
El servicio de contraespionaje británico MI5 y el servicio de espionaje MI6 revelaron que el yihadista de origen británico que supuestamente decapitó al reportero es conocido por otros militantes extremistas como “Jihadi John” (John el Yihadista).
Se sospecha además de que podría ser el cabecilla del grupo yihadista conocido como “The Beatles”, encargado de la custodia de rehenes de Estado Islámico, según “El Confidencial”.
El periódico británico indica que el sospechoso clave es el rapero Abdel Majed Badel Bary, de 23 años, que abandonó su domicilio familiar en el barrio londinense de Maida Vale, en el oeste de la capital británica, el pasado año. Ese hombre colgó recientemente en Twitter una fotografía de sí mismo con expresión grave. Además, según “El Confidencial”, el rapero es hijo de un supuesto cabecilla de Al Qaeda al que se le concede la posición de lugarteniente del fallecido Osama Bin Laden. Su padre es Abdel Abdul Bary, un abogado egipcio que recibió asilo político en Londres en 1993 y que fue deportado a Estados Unidos en 2012 por atentar en 1998 contra las embajadas estadounidenses de Kenia y Tanzania.
Abdel Majed Badel Bary, cuyo nombre artístico es Lyricist Jinn, se abrió camino en el hip hop alternativo londinense grabando temas que se escucharon en la BBC o en concentraciones de colectivos de indignados, según “Vozpópuli”.
Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Philip Hammond, afirmó que el supuesto origen británico del yihadista que presuntamente asesinó a Foley supone una “absoluta traición” a los valores del país.
Hammond indicó que su Gobierno invierte “recursos significativos” para erradicar lo que tildó de “barbarie ideológica” y que, según señaló, podría amenazar al Reino Unido.
Después de dos semanas de bombardeos en el norte de Irak y el asesinato “televisado” de Foley, hay consenso en EEUU sobre la terrible amenaza que supone el grupo yihadista Estado Islámico, y que su derrota pasa por Siria, un territorio hasta ahora tabú para Washington.
El Gobierno estadounidense, que condena el régimen de Bachar Al Asad, se ha negado durante meses a combatir a los islamistas radicales en suelo sirio, entre otras cosas por la guerra civil que vive ese país desde marzo de 2011, y que tiene enfrentados a Damasco y al EI, entre otros grupos opositores.

Comentarios