sábado 28/11/20

Los partidos euroescépticos cobran fuerza al triunfar en Italia y Eslovenia

Los discursos nacionalistas, xenófobos y antiinmigración vuelven a cobrar fuerza en Europa con la llegada al Gobierno de Italia de La Liga Norte junto a los euroescépticos

Matteo Salvini habla para un grupo de ciudadanos durante un acto electoral en Italia | ORIETTA SCARDINO (efe)
Matteo Salvini habla para un grupo de ciudadanos durante un acto electoral en Italia | ORIETTA SCARDINO (efe)

Los discursos nacionalistas, xenófobos y antiinmigración vuelven a cobrar fuerza en Europa con la llegada al Gobierno de Italia de La Liga Norte junto a los euroescépticos del Movimiento Cinco Estrellas y tras la victoria del nacionalista Partido Demócrata Esloveno este domingo.
También en Macedonia, la derecha nacionalista ha exhibido músculo este fin de semana en una manifestación multitudinaria contra el partido progresista que gobierna el país.

Los tintes xenófobos de muchos de los discursos parecían desterrados del viejo continente después de la Segunda Guerra Mundial, pero han reaparecido con fuerza desde el referéndum sobre el Brexit en el Reino Unido en 2016 y tras la victoria del estadounidense Donald Trump al otro lado del Atlántico.
En una Europa que se enfrenta a la salida del Reino Unido del bloque comunitario y a las políticas proteccionistas impulsadas desde Estados Unidos, el discurso nacionalista se relanza en varios países y divide ahora la Unión Europea en un momento en el que la unidad es decisiva de cara a “plantar cara” al Gobierno de Washington y defender una política comercial común.

Aranceles
De hecho, la imposición de aranceles por parte de la Casa Blanca podría suponer un coste de hasta 130.000 empleos, según expertos económicos, si Trump decide finalmente gravar las importaciones de automóviles con un 25%.
Una Europa fuerte para hacer frente a los desafíos nacionalistas es el discurso que se impulsa sobre todo desde la Alemania de Angela Merkel y la Francia de Emmanuel Macron. Sin embargo, el euroescepticismo y los populismos se extienden con fuerza incluso es estas dos naciones, que cuentan con formaciones de ultraderecha xenófobas y antieuropeas que han recibido además un gran respaldo en las urnas: Alternativa para Alemania y el Frente Nacional de Marine Le Pen.

El sentimiento patriótico, las promesas de frenar la inmigración ilegal y una economía proteccionista son planeamientos prácticamente comunes a todos estos partidos nacionalistas.
Formaciones ideológicamente similares ya gobiernan en Polonia, Hungría, Eslovaquia, Chequia y ahora en Italia. Están coaligados en Holanda, Letonia, Bulgaria o Finlandia. En Bélgica, el principal partido de la coalición de Gobierno es nacionalista flamenco y los nacionalistas dominan cinco Landers en Alemania.
Como ejemplo de esta nueva oleada de discursos nacionalistas, el ministro de Interior italiano y líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, ha enarbolado la bandera antiinmigración de nuevo este fin de semana.
Salvini anunció ayer que Roma votará “no” a un nuevo documento que prepara la UE sobre inmigración argumentando que “penalizará aún más a Italia y a los países del Mediterráneo”. “O Europa nos echa una mano para garantizar la seguridad de nuestro país, o tendremos que elegir otras vías”, agregó. l

Comentarios