jueves 18.07.2019

Los partidarios del Brexit duro exigen a May que deje sus planes aduaneros

Los diputados que apoyan la desconexión británica total de la UE exigieron a la primera ministra, Theresa May, que abandone una eventual “asociación aduanera” con la Unión Europea, una de sus opciones tras el Brexit, según reveló ayer la BBC.

La primera ministra británica, Theresa May | Facundo Arrizabalaga (efe)
La primera ministra británica, Theresa May | Facundo Arrizabalaga (efe)

Los diputados que apoyan la desconexión británica total de la UE exigieron a la primera ministra, Theresa May, que abandone una eventual “asociación aduanera” con la Unión Europea, una de sus opciones tras el Brexit, según reveló ayer la BBC.
Un documento de treinta folios al que la cadena británica dice haber tenido acceso señala que esa asociación haría difícil alcanzar acuerdos comerciales con otros países y transformaría al Departamento de Comercio Internacional británico en “obsoleto”.
Todos los miembros del bloque europeo forman parte de la unión aduanera, lo que implica que no hay aranceles internos en las mercancías que se transportan entre los todavía 28, pero hay una tarifa común externa sobre los productos que entran en la UE.
De acuerdo con la BBC, el ministro de Economía, Philip Hammond, que apoyó la permanencia en la UE en el referéndum del 23 de junio de 2016, está a favor de esta “asociación aduanera”, que permitiría al Reino Unido cobrar en sus puertos y aeropuertos aranceles en nombre de la UE y pasaría una parte del dinero a Bruselas. Esta solución permitirá abordar el problema de la frontera irlandesa, ya que se busca la manera de que siga siendo invisible entre la provincia de Irlanda del Norte y la República de Irlanda.
Sin embargo, el ala dura del Partido Conservador –los llamados “brexiteers”– creen que el modelo sería costoso y complejo de operar y significaría que el Reino Unido estaría atrapado indefinidamente dentro de los arreglos aduaneros de la UE.
Por otro lado, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, advirtió ayer de que “existe un riesgo real” de fracaso en las conversaciones sobre el Brexit, lo que impediría lograr un acuerdo de salida en la fecha límite del próximo mes de octubre entre la Unión Europea y el Reino Unido.
El dirigente democristiano aseguró que, ante la falta de avances, se podría llegar a ese momento con el proceso bloqueado, a menos, dijo, que se efectúen “progresos significativos” en la cumbre comunitaria que se celebrará el próximo junio. l

Comentarios