lunes 28/9/20

Cuatro países árabes rompen con Catar por “apoyar el terrorismo”

Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Baréin decidieron ayer cortar relaciones diplomáticas con Catar y aislar al pequeño emirato del golfo Pérsico, al que acusan de apoyar el terrorismo, lo que abre una importante crisis en la región. 

El rey saudi Salman bin Abdulaziz camina con el emir de Catar Tamim bin Hamad al–Thani   | faisal Al Nasser (reuters)
El rey saudi Salman bin Abdulaziz camina con el emir de Catar Tamim bin Hamad al–Thani | faisal Al Nasser (reuters)

Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Baréin decidieron ayer cortar relaciones diplomáticas con Catar y aislar al pequeño emirato del golfo Pérsico, al que acusan de apoyar el terrorismo, lo que abre una importante crisis en la región. 
Riad anunció la ruptura de relaciones y el cierre de los puertos terrestres, marítimos y aéreos a todos los medios de transporte procedentes y que se dirijan a ese país, que solo tiene frontera terrestre con Arabia Saudí. Asimismo, prohibió a los ciudadanos saudíes que viajen al emirato y pidió a sus nacionales residentes en ese país que lo abandonen en un plazo de catorce días.
De la misma forma, los cataríes no podrán entrar o transitar por Arabia Saudí, y los residentes y visitantes oriundos de Catar tendrán que salir del reino antes de dos semanas.

Estado Islámico
Riad justificó estas medidas por las “graves violaciones” de Catar que “ponen en peligro la soberanía” saudí, así como por su apoyo a “organizaciones terroristas”, entre las que citó a los Hermanos Musulmanes, el Estado Islámico (EI) y Al Qaeda.
Riad anunció estas medidas a la vez que Egipto, donde gobernaron los Hermanos Musulmanes hasta el golpe militar de julio de 2013, que aupó al poder a las actuales autoridades, que declararon terrorista a la agrupación islamista. El Gobierno de Cairo acusó una vez más a Catar de apoyar a los terroristas y de intervenir en los “asuntos internos” de Egipto y los países de la región de forma desestabilizadora.
Por su parte, EAU se unió posteriormente al boicot diplomático para “salvaguardar los intereses” de sus aliados del golfo Pérsico y también cerrará el espacio aéreo y los puertos marítimos a los aviones y barcos cataríes, a los que les dio un plazo de 48 horas para abandonar el país.
Asimismo, pidió a sus ciudadanos que no viajen, transiten o permanezcan en Catar y a los cataríes residentes o visitantes que salgan de EAU en catorce días.
El pequeño reino de Baréin siguió los pasos tomados por sus vecinos y, además de romper las relaciones diplomáticas, cerrará sus fronteras y espacios aéreo y marítimo en las próximas 24 horas. Baréin aseguró que las “prácticas peligrosas” de Catar no solo se han limitado a este reino, sino también a “nuestros países hermanos”. l

Comentarios