miércoles 13.11.2019

La oposición se conjura para bloquear el adelanto electoral de Johnson

Los laboristas insisten en que solo apoyarán unos comicios si se busca un acuerdo con la UE
Boris Johnson realizó una visita a Escocia donde tenía previsto entrevistarse con la reina en el palacio de Balmoral | efe
Boris Johnson realizó una visita a Escocia donde tenía previsto entrevistarse con la reina en el palacio de Balmoral | efe

Los partidos de la oposición en el Reino Unido acordaron ayer que continuarán bloqueando por ahora el adelanto electoral que reclama el primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, que partiría como favorito en unos comicios. 

El jefe de Gobierno necesita el respaldo de dos tercios de la Cámara de los Comunes para avanzar unas elecciones, un beneplácito que ya le fue negado el pasado miércoles. 

El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, afirmó entonces que daría su visto bueno a unas elecciones una vez que la ley para impedir un “brexit” sin acuerdo recibiera la firma de la reina Isabel II.

Esa legislación fue ratificada por la Cámara de los Lores y quedó lista para entrar en vigor el lunes, pero los laboristas han decidido variar su estrategia y sumarse en cambio a una alianza con otras fuerzas opositoras para vetar unos comicios.

Laboristas, liberal demócratas, nacionalistas escoceses (SNP) y galeses (Plaid Cymru) coincidieron en que no respaldarán unas elecciones que se celebren antes de que se materialice la extensión del plazo de salida del país de la Unión Europea. 

Emprender la huida 
“Estamos de acuerdo en que el primer ministro ha emprendido una huida. Boris está roto. Tenemos la oportunidad de derribar a Boris”, sostuvo la líder del Plaid Cymru en el Parlamento británico, Liz Saville.

El jefe de Gobierno considera que la amenaza de un “brexit” duro, un escenario que puede dañar tanto al Reino Unido como a la UE, es su principal baza negociadora para obtener mayores concesiones de los 27 socios comunitarios restantes.

Johnson aseguró esta semana que ha habido “progresos” en las negociaciones con Bruselas, donde el enviado del Gobierno británico para el “brexit”, David Frost, ha continuado manteniendo contactos.
Por el momento, sin embargo, no ha habido signos de que la UE esté dispuesta a suprimir del acuerdo de salida la cláusula para evitar una frontera en Irlanda del Norte, la principal exigencia del mandatario británico.

Manos atadas
Con las manos atadas ahora por ley en la negociación y sin una mayoría parlamentaria, Johnson considera que el único camino viable para su Gobierno pasa por un adelanto electoral, que esperaba fijar para el 15 del próximo mes de octubre.

Con ese calendario, confiaba en recuperar la mayoría parlamentaria antes de la crucial cumbre europea del 17 de octubre, en la que espera sellar un nuevo acuerdo con Bruselas. 

El primer ministro perdió esta semana la escasa mayoría de un diputado con la que contaba en los Comunes, tras fugarse uno de los suyos al Partido Liberal Demócrata.

Poco después, expulsó del grupo parlamentario conservador a los 21 diputados que se rebelaron contra él para frenar un “brexit” duro, por lo que su situación pasó a ser todavía más precaria y difícilmente podría aprobar cualquier iniciativa en el Parlamento.

Comentarios