lunes 26/10/20

Obama autoriza el envío de 450 soldados a Irak y eleva en el país los efectivos de EEUU a 3.550

El presidente de EEUU, Barack Obama, autorizó ayer enviar hasta 450 militares más a Irak y establecer en la provincia de Al Anbar un nuevo centro de entrenamiento para las fuerzas locales, en un intento de reforzar la campaña antiyihadista tras varios reveses, como la pérdida de la ciudad de Ramadi.

Obama afirma que el primer ministro iraquí pidió más soldados	efe
Obama afirma que el primer ministro iraquí pidió más soldados efe

El presidente de EEUU, Barack Obama, autorizó ayer enviar hasta 450 militares más a Irak y establecer en la provincia de Al Anbar un nuevo centro de entrenamiento para las fuerzas locales, en un intento de reforzar la campaña antiyihadista tras varios reveses, como la pérdida de la ciudad de Ramadi.
El nuevo contingente elevará a 3.550 el número total de instructores militares estadounidenses destacados en Irak para entrenar y asesorar a las fuerzas de seguridad locales que luchan contra el grupo del Estado Islámico (EI).
La última vez que EEUU aumentó el número de militares destacados en Irak fue en noviembre, cuando Obama decretó el envío de 1.500 soldados adicionales, y esta nueva autorización llega tras meses de evaluaciones sobre cómo reforzar la estrategia contra el EI, particularmente a raíz de la pérdida en mayo de Ramadi, capital de la provincia suní de Al Anbar.

Capacitar
“Estos nuevos asesores trabajarán para capacitar a las fuerzas iraquíes, incluyendo a los combatientes tribales (suníes), y mejorar su capacidad de planificar, dirigir y llevar a cabo operaciones contra el EI en el este de Al Anbar”, explicó en un comunicado el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, al dar a conocer la decisión de Obama.
Esta misión adicional “se basa en las lecciones aprendidas en los últimos meses y es solamente un aspecto de nuestro compromiso de apoyar a las fuerzas de seguridad iraquíes”, añadió.
La prioridad del nuevo contingente será entrenar y asesorar a las fuerzas iraquíes en una base militar de Taqadum, en el este de Al Anbar y la quinta del país, en menos de dos meses, según detalló el Pentágono.
Esa base militar iraquí se unirá a otros cuatro centros de entrenamiento en el país, donde ya han sido capacitados más de 9.000 soldados locales y otros 3.000 están actualmente en formación.
La autorización del presidente incluye, además, la “entrega urgente de equipos esenciales y material” a las tropas iraquíes, incluidos los combatientes de tribus suníes y las fuerzas kurdas o “peshmergas”, en coordinación con el Gobierno de ese país.
El Gobierno estadounidense quiere contribuir a acelerar la integración de los suníes, que son minoría en el país, dentro de las fuerzas iraquíes, dominadas por los chiíes.
Earnest indicó que Obama tomó su decisión “a petición” del primer ministro iraquí, Haider Al Abadi, con quien se reunió el lunes en Alemania en el marco de la cumbre del G7, y por recomendación del Pentágono.

Comentarios