Un nuevo terremoto en la isla indonesia de Lombok provoca escenas de pánico entre los habitantes

Miembros del personal de rescate trabajan en la búsqueda de víctimas del terremoto | ADI WEDA (efe)

Nuevas escenas de pánico se vivieron ayer entre los habitantes de la isla indonesia de Lombok por las sacudidas que causó un nuevo seísmo de 5,9 grados, mientras sigue la confusión sobre la cifra oficial de muertos del terremoto del domingo, que oscila entre 259 y 400.

Nuevas escenas de pánico se vivieron ayer entre los habitantes de la isla indonesia de Lombok por las sacudidas que causó un nuevo seísmo de 5,9 grados, mientras sigue la confusión sobre la cifra oficial de muertos del terremoto del domingo, que oscila entre 259 y 400.
El seísmo, de 5,9 grados, causó dos muertos, 24 heridos y “daños en muchos edificios”, según la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB) de Indonesia. El nuevo seísmo sorprendió, por su fuerza, a los habitantes de Lombok. “La gente salió de las casas presa del pánico. Algunos edificios resultaron dañados. La gente quedó más traumatizada por el terremoto”, escribió por Twitter el portavoz de la BNPB, Sutopo Purwo Nugroho. Las escenas de miedo intenso también se presenciaron en el hospital en la región norte de Lombok, la zona más afectada por la catástrofe.
El personal médico trasladó a los pacientes al patio por si el nuevo movimiento telúrico causaba daños mayores en el edificio, que se movía con la réplica y donde los cristales de las ventanas vibraban. En otras partes de la isla se vivieron dramas parecidos de personas que abandonaban aterrorizados viviendas o que paraban la moto o el vehículo en medio de la calle para buscar un lugar en el que sentirse seguro.
El Servicio Geológico de Estados Unidos, que registra la actividad sísmica en todo el mundo, situó el hipocentro a 10 kilómetros de profundidad en la tierra y a 23 kilómetros al nornoreste de Mataram, capital provincial. Los sismólogos indonesios le otorgaron una magnitud de 6,2 y ampliaron la profundidad a 12 kilómetros.
Lombok ha sufrido cerca de 400 réplicas desde el terremoto de 6,9 grados que sacudió la isla el domingo pasado. El número de movimientos sísmicos aumenta mucho más si se cuenta el terremoto de 6,4 grados que golpeó la isla el 29 de julio y dejó 16 muertos, 355 heridos y más de 1.500 edificios dañados.
“Vamos a tener pequeños seísmo durante las próximas tres o cuatro semanas. Tenemos que aceptarlo, es un proceso natural”, advirtió ayer desde Mataram la directora de la Agencia de Meteorología, Climatología y Geofísica (BMKG) de Indonesia, Dwikorita Karnawati. La experta indicó que los habitantes de Lombok deben ser conscientes de que la isla, dominada por el volcán Rinjani que se erige en el norte, se asienta junto a la falla de Flores, que se extiende desde la isla de Bali hasta el mar de Flores.
Por otro lado, España enviará ayuda humanitaria por valor de 100.000 euros al país para tratar de paliar la crisis generada por el terremoto. Esta contribución la hará España a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), dependiente de la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe del Ministerio de Asuntos Exteriores.
Con ella, se trata de paliar los efectos de este terremoto y la Aecid responde así al llamamiento de emergencia de la Federación Internacional de la Cruz Roja y Media Luna Roja (FICR) para esta crisis humanitaria. l