domingo 17.11.2019

La mujer española detenida en Turquía estaba integrada en el Estado Islámico

La Policía Nacional cree que la pareja de Melilla , formada por un marroquí y una española que abandonaron España con su bebé de 14 meses el pasado octubre con el objetivo de unirse.

Un hombre abraza a su hijo, que resultó herido en el ataque del Estado Islámico en Afganistán	efe
Un hombre abraza a su hijo, que resultó herido en el ataque del Estado Islámico en Afganistán efe

La Policía Nacional cree que la pareja de Melilla , formada por un marroquí y una española que abandonaron España con su bebé de 14 meses el pasado octubre con el objetivo de unirse al Estado Islámico, y que fue detenida el viernes en Turquía, estaba plenamente integrada en esta organización terrorista.
Se trata de Nadia Ataich Fernández, española, y de Ahmed Debza, de nacionalidad marroquí, quienes viajaron –junto a su hija de 14 meses– desde Málaga a Estambul (Turquía) el pasado 11 de octubre.
La Policía sospecha que ambos cruzaron la frontera turca a los pocos días para instalarse en algún punto de la región siria controlada por la organización terrorista, si bien se desconocen las labores operativas que les podrían haber llevado a regresar desde Siria a Turquía, donde fueron arrestados.
Ambos detenidos, además de tener “una sólida base ideológica de carácter extremista”, iniciaron acciones externas encaminadas a su integración en el Estado Islámico.
De hecho, Debza ha tenido estrechas relaciones personales con detenidos por terrorismo, como Mohamed El Bali y Jamal Alcalá Damir pero, además, intentó hasta en tres ocasiones desplazarse a Siria en 2014 para enrolarse en el Estado Islámico.

llamamiento
El primer intento lo realizó en solitario el pasado julio, pocos días después de que el líder Abu Bakr al Baghdadi emitiera un comunicado pidiendo que todos los musulmanes abrazaran la yihad y “emigraran” al recién declarado Califato.
Debza se desplazó a un país comunitario para integrarse en un grupo de futuros yihadistas que compartían su mismo objetivo, pero la presión de las fuerzas de seguridad y la poca elaboración del plan les disuadió y lo cancelaron. El segundo intento se produjo dos meses después, en septiembre, esta vez en compañía de su mujer e hijos. Durante este tiempo, se dedicó a recopilar dinero y se desplazó a Turquía previa escala en una país europeo por motivos de seguridad, aunque a los pocos días ambos regresaron sin poder llegar hasta Siria.
Ante una escalada de atentados por parte del Estado Islámico con una fuerte repercusión mediática y una gran presión política internacional, las autoridades turcas aumentaron los controles de seguridad en la frontera Siria y dificultaron de este modo el paso de la misma.
Un mes después tuvo lugar el tercer y definitivo intento. Compraron los billetes apenas dos horas antes de la salida del vuelo y pagaron en efectivo.
Antes de partir, Ahmed Debza dejó un testamento en el que repartía sus bienes de Melilla y de Marruecos, lo que indicaba la voluntad y previsión de no regresar a España ni a Marruecos.
Hasta ese momento, el detenido regentaba un negocio de carpintería que económicamente “funcionaba bastante bien” y que contaba con varios socios y empleados.
Tras su viaje, los contactos con su círculo de confianza en España se produjeron esporádicamente, con absoluto secreto sobre detalles de su localización y con el único fin de liquidar su patrimonio ya fuera mediante venta o cesión. Ahmed Debza y Nadia Ataich también estaban intentado convencer a sus personas de confianza a que siguieran su mismo camino.
El Ministerio del Interior señaló en un comunicado que el hecho de que españoles o extranjeros residentes en España se integren en el Estado Islámico es un peligro potencial para la seguridad de su país de residencia y de terceros países del entorno, cuyo riesgo se elevaría exponencialmente en caso de que regresaran a España tras su estancia allí.

Comentarios