martes 1/12/20

Moderna acuerda suministrar ochenta millones de dosis de su vacuna a la UE

Cuba e Italia inician los ensayos clínicos en humanos de sus respectivas candidatas para tratar el Covid-19
Una persona recibe una dosis de la vacuna contra el Covid-19 | Sebastiao Moreira
Una persona recibe una dosis de la vacuna contra el Covid-19 | Sebastiao Moreira

La farmacéutica estadounidense Moderna anunció ayer que concluyó las negociaciones con la Comisión Europea (CE) para suministrarle al menos 80 millones de dosis de su posible vacuna contra el coronavirus.

En un comunicado, la empresa señaló que el “potencial acuerdo” de compra incluye una opción que permitiría a los Estados miembros de la Unión Europea adquirir otros 80 millones de dosis, para un total de 160 millones.

Moderna, cuya vacuna está en la última fase de pruebas, explicó que está reforzando su capacidad de producción a escala global con el fin de poder suministrar en total unos 500 millones de dosis al año y, quizás, hasta 1.000 millones a partir de 2021.

En Europa, la compañía está trabajando para ello con la española Rovi y con la suiza Lonza, con el fin de garantizar el abastecimiento de su futura vacuna fuera de Estados Unidos.

“Apreciamos la colaboración de la Comisión Europea para ayudar a asegurar que los europeos tendrán acceso a una vacuna segura y efectiva, y estamos orgullosos de que haya reconocido el potencial de nuestra tecnología de vacunas mRNA”, señaló en una nota el consejero delegado de Moderna, Stéphane Bancel.

Este mes, la farmacéutica con sede en Cambridge (Massachusetts) anunció que espera ofrecer su vacuna a un precio de entre 32 y 37 dólares por dosis, un “precio de pandemia”, que dependerá del volumen que le solicite cada país.

Italia la prueba en humanos

Por su parte, Italia entró en la carrera mundial para conseguir una inmunización contra el coronavirus con el inicio ayer de los ensayos clínicos en humanos de la vacuna que creó una empresa de este país, mientras intensifica los controles para detectar los nuevos contagios que están creciendo las últimas semanas.

Una mujer de 50 años fue la primera voluntaria a la que se inoculó ayer una primera dosis de la vacuna en un hospital de Roma, donde dio comienzo la primera fase de esta experimentación.

En este sentido, Francesco Vaia, director sanitario del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas Lazzaro Spallanzani, señaló que el miércoles “continuaremos con otros dos voluntarios y así sucesivamente, todos los demás hasta 24 semanas”.

Y “si todo va bien habrá la segunda y tercera fase de experimentación que probablemente haremos en un país de Latinoamérica, donde el virus está en fase de crecimiento”, añadió.

Vaia no quiso adelantar fechas concretas sobre cuándo la vacuna podría estar lista para su uso masivo, pero aclaró que “si todo va según lo programado y terminamos los ensayos este año, esperamos que podríamos tener la vacuna en la primavera de manera comercial”.

En esta primera fase participarán 90 voluntarios, muchos de ellos médicos, de entre los varios miles que se presentaron al llamamiento para participar.

La vacuna, creada, producida y patentada por la empresa biotecnológica italiana ReiThera, con sede en Castel Romano, ya superó las pruebas preclínicas realizadas in vitro y en animales.

Nueva fase en Cuba

Asimismo, Cuba inició ayer en La Habana los ensayos clínicos en humanos de su primer proyecto de vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2, cuyas dos primeras fases se prolongarán hasta inicios de noviembre próximo e involucrarán a 676 voluntarios.

Los ensayos de la fórmula, desarrollada por científicos del estatal Instituto Finlay de Vacunas y bautizada como “Soberana 01”, fueron autorizados tras su inscripción el 13 de agosto en el registro del Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos.

La vacuna cubana superó con éxito entre mayo y agosto la etapa de experimentación en animales y es el primer candidato vacunal de un país de América Latina aprobado para ensayos clínicos, según el director del Instituto Finlay, Vicente Vérez.

En la etapa inicial la vacuna será administrada en el Centro Nacional de Toxicología a 20 voluntarios de entre 19 y 59 años y una semana después a otras 20 personas de 60 a 80 años, según explicaron sus responsables.

La segunda fase comenzará el 11 de septiembre con la vacunación de los restantes voluntarios hasta alcanzar los 676.

Comentarios