domingo 25/10/20

El ministro de Comercio británico dice que el país no debe ser chantajeado a causa del Brexit

El ministro de Comercio de Reino Unido, Liam Fox, recalcó ayer que el país no debe permitir ser “chantajeado” por la Unión Europea (UE) en el marco del acuerdo sobre el Brexit.

Liam Fox concede una rueda de prensa tras participar en un foro económico | leonardo muñoz (efe)
Liam Fox concede una rueda de prensa tras participar en un foro económico | leonardo muñoz (efe)

El ministro de Comercio de Reino Unido, Liam Fox, recalcó ayer que el país no debe permitir ser “chantajeado” por la Unión Europea (UE) en el marco del acuerdo sobre el Brexit.
“No podemos ser chantajeados para pagar un precio sobre la primera parte (las obligaciones financieras que Reino Unido tendrá que pagar por el Brexit)”, dijo, según informó la cadena de televisión británica BBC.

Lo antes posible
En unas declaraciones concedidas desde Japón, el ministro afirmóque las conversaciones para lograr el acuerdo final deben empezar lo antes posible, argumentando que “eso es bueno para los negocios y para la prosperidad tanto de la población británica como para el resto de la población de la Unión Europea”.
Asimismo, Fox señaló que la voluntad de negociación de la UE sobre la futura relación comercial con Londres “desactivará parte de las tensiones”.
Las palabras del ministro británico llegaron un día después de que el jefe negociador de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, denunciara la ausencia de progresos “decisivos” sobre los temas “principales” de las conversaciones del Brexit tras la tercera ronda de negociaciones, en la que se lograron “aclaraciones útiles”.

Progresos suficientes
“Esta semana hemos conseguido aclaraciones útiles sobre muchos puntos, por ejemplo el estatus de los trabajadores fronterizos, la agregación de derechos de seguridad social, procedimientos ante tribunales de justicia, pero no hemos registrado progresos decisivos sobre los temas principales”, afirmó, en una rueda de prensa con su homólogo David Davis.
“Al ritmo actual estamos lejos de constatar progresos suficientes para poder recomendar al Consejo europeo empezar el debate sobre la futura relación entre Reino Unido y la UE mientras finalizamos durante el año 2018 el acuerdo de salida”, añadió el ex comisario, que en todo caso aseguró no estar “frustrado” o “enfadado” sino “impaciente” y “determinado”.
Por su parte, Davis dijo que la semana de negociaciones fue “larga”, “productiva” y con “discusiones detalladas” en “múltiples áreas”. “Creo que es justo decir que hemos tenido algún progreso concreto”, afirmó el británico, aunque reconoció que “en algunas áreas falta camino”.
En relación a las obligaciones financieras que Reino Unido tendrá que pagar por abandonar el club europeo, Barnier aseguró que tras la ronda quedó patente que Londres “no se siente obligado a cumplir sus obligaciones después de la salida”.
“En julio Reino Unido reconoció que tiene obligaciones más allá de la fecha del Brexit. Pero esta semana explicó que sus obligaciones se limitarán al último pago al presupuesto de la UE antes de su salida”, señaló, después de advertir de que “no sería justo” que los contribuyentes de la UE a 27 tengan que asumir obligaciones contraías cuando el bloque lo formaban 28 miembros.
David reconoció que existen “diferencias significativas” que resolver sobre la cuestión de la factura del Brexit y que hay diferentes “posturas legales”, al mismo tiempo que afirmó que el acuerdo final sobre la cuestión “debe ser acorde a la ley”.
“La UE pide una gran cantidad de dinero sobre la base de lo que determina como obligaciones legales. Nosotros decimos que el enfoque adecuado es ir línea por línea”, aseguró Fox. l

Comentarios