miércoles 21/10/20

Cuatro militares israelíes mueren al ser arrollados por un camión en Jerusalén

Cuatro militares israelíes murieron y 15 personas más resultaron heridas tras ser arrolladas por un palestino que conducía un camión en la colonia de Talpiot, en Jerusalén Este. Las víctimas estaban esperando para abordar un autobús frente a una base militar

Los investigadores trabajan en la zona donde se produjo el suceso	REUTERS/Ronen Zvulun
Los investigadores trabajan en la zona donde se produjo el suceso REUTERS/Ronen Zvulun

Cuatro militares israelíes murieron y 15 personas más resultaron heridas tras ser arrolladas por un palestino que conducía un camión en la colonia de Talpiot, en Jerusalén Este. Las víctimas estaban esperando para abordar un autobús frente a una base militar cuando fueron embestidas por el camión.
Los militares fallecidos fueron identificados como tres mujeres y un hombre, todos ellos en torno a los veinte años de edad. El conductor del camión también murió. El atacante sería Fadi al Kanabir, quien había estado en las cárceles israelíes.
Al Kanabir vivía en el barrio palestino de Jabel Mukabar, anexo a Talpiot. Efectivos del Ejército asaltaron la casa del presunto atacante inmediatamente después del incidente.
Uno de los heridos más graves es una mujer que fue trasladada al hospital de Shaare Zedek, inconsciente. El resto de los heridos, 14, fueron repartidos entre este hospital y el centro médico de Shaare Zedek, cuatro de ellos en estado grave y diez con pronóstico leve.
Según un conductor de autobuses israelí, testigo del incidente, el camión arrolló a un grupo de soldados y llegó incluso a dar marcha atrás para rematar a los heridos. El conductor del camión acabó sucumbiendo por los disparos recibidos, de acuerdo con fuentes policiales.
Las primeras imágenes del incidente muestran que el cristal de la cabina del camión recibió al menos ocho disparos, la mayoría concentrados en el asiento del conductor.
El portavoz de la Policía israelí, Micky Rosenfeld, describió el incidente como un “ataque terrorista”. Posteriormente, una portavoz confirmó la naturaleza del suceso “sin género de dudas”.
El camión, con matrícula israelí, procedía de la calle Alar, según la portavoz de la Policía del Distrito de Jerusalén, Galit Ziv. “El terrorista vio a un grupo de personas que acababa de bajarse del autobús, aceleró y les arrolló”, dijo.
El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, señaló que “todos los indicios apuntan” a que el conductor tenía afinidad por la organización yihadista Estado Islámico.
“Todos los indicios apuntan a que el conductor era un simpatizante del Estado Islámico”, hizo saber el primer ministro. “Sabemos la identidad del atacante, hemos cerrado al paso a su barrio de procedencia, Jabel Mukabar (de mayoría árabe, en el sur de Jerusalén Este), y estamos desarrollando acciones adicionales en las que no voy a entrar en detalle”, declaró.
Mientras, el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) elogió el ataque: promocionó la etiqueta #TruckIntifada (#IntifadadeCamiones) a través de Twitter y repartió caramelos en Gaza para celebrarlo.
“Este ataque con camión demuestra que cualquier intento de poner fin a la resistencia está condenado al fracaso”, destacaron las Brigadas Al Qassam, brazo armado de Hamás, a través de Twitter.

Comentarios