domingo 20.10.2019

May se apoya en los unionistas de Irlanda para gobernar en minoría

La primera ministra británica, Theresa May, ratificó su intención de apoyarse en los unionistas de Irlanda del Norte para “formar un Gobierno capaz de facilitar certidumbre” tras la pérdida de la mayoría absoluta sufrida por los conservadores en las generales y ratificó su intención de iniciar “las cruciales conversaciones” del Brexit “en diez días”, el plazo que la UE tenía previsto.

Theresa May y su marido, Philip, reciben la bienvenida del personal que trabaja en el número 10 de Downing Street | reuters
Theresa May y su marido, Philip, reciben la bienvenida del personal que trabaja en el número 10 de Downing Street | reuters

La primera ministra británica, Theresa May, ratificó su intención de apoyarse en los unionistas de Irlanda del Norte para “formar un Gobierno capaz de facilitar certidumbre” tras la pérdida de la mayoría absoluta sufrida por los conservadores en las generales y ratificó su intención de iniciar “las cruciales conversaciones” del Brexit “en diez días”, el plazo que la UE tenía previsto.
El Partido Conservador sacó 318 escaños, ocho menos de los 326 necesarios para gobernar en solitario. Mientras, los laboristas de Jeremy Corbyn obtuvieron 261 escaños, 31 más que en las últimas elecciones.
En una declaración en Downing Street tras haber comunicado a la reina Isabel II su intención de continuar en el número 10 pese al varapalo electoral, May expresó su “confianza” en que los tories y sus “amigos y aliados” del Partido Unionista Democrático (DUP, en sus siglas en inglés) puedan “trabajar juntos”, y se mostró convencida de las posibilidades de “cumplir con la promesa del Brexit”, incluso ante la vulnerabilidad derivada de su falta de hegemonía en Westminster.

“Certidumbre”
En su intervención sin preguntas tras una audiencia de apenas 20 minutos con la soberana británica, una premier que ha sufrido uno de los reveses más memorables de la historia política reciente declaró que “lo que el país necesita más que nunca es certidumbre” y se reivindicó como quien tiene la capacidad de “guiar a este país en un tiempo crítico”.
Su proceder, según explicó, se basa en que su formación ha logrado “el mayor número de votos y de escaños”, lo que, en su opinión, deja “claro que solo los conservadores y el DUP tienen la legitimidad para facilitar esa certidumbre con una mayoría en la Cámara de los Comunes”.
Por ello, quiso asumir la responsabilidad de “formar un Gobierno que guíe al país en las cruciales conversaciones del Brexit que comenzarán en diez días”, es decir, a tiempo para las expectativas de la Unión Europea. 
Más tarde, May aseguró que “reflexionará” sobre la pérdida de escaños que el Partido Conservador sufrió en las elecciones generales, en un tono autocrítico que se distancia de las declaraciones triunfalistas que había realizado a lo largo de la jornada y que muchos le habían reprochado.
“Obviamente, queríamos un resultado diferente y, por supuesto, reflexionaré sobre lo que ha pasado”, dijo la líder conservadora en una entrevista. 
Por otro lado, la jefa del Ejecutivo británico mantendrá en sus puestos a los principales ministros de su Gabinete, entre ellos Boris Johnson y Amber Rudd, que seguirán al frente de las carteras de Exteriores e Interior, respectivamente. l

Comentarios