May admite que nadie obtendrá todo lo que quiera en la negociación del Brexit

La primera ministra británica, Theresa May, admitió ayer que en las próximas negociaciones sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea “nadie obtendrá todo lo que quiera”, y reconoció que habrá “altibajos”.

May admite que nadie obtendrá todo lo que quiera en la negociación del Brexit
La primera ministra británica, Theresa May, expresa su posición de cara a la próxima fase de las negociaciones del Brexit | Chris J. Ratcliffe (efe)
La primera ministra británica, Theresa May, expresa su posición de cara a la próxima fase de las negociaciones del Brexit | Chris J. Ratcliffe (efe)

La primera ministra británica, Theresa May, admitió ayer que en las próximas negociaciones sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea “nadie obtendrá todo lo que quiera”, y reconoció que habrá “altibajos”.
En un discurso en Londres sobre las conversaciones del Brexit, May subrayó que, “como en toda negociación”, estas serán “ásperas”, pero que el objetivo es que el Reino Unido y la Unión Europea “permanezcan vinculados” por los “muchos lazos y valores que tenemos en común”. 
“Vamos a avanzar de manera calmada, paciencia con cada una de las posiciones. Es mi responsabilidad como primera ministra aportar el liderazgo para nuestro país en este momento crucial”, dijo la primera ministra. 

Competencia “justa”
May trazó ayer los pilares de la nueva relación comercial que busca con la UE tras el Brexit, que, dijo, debe estar basada en una competencia “justa” para beneficio de ambas partes.
May detalló los objetivos de su negociación con la UE, centrada en el período de transición y la relación comercial, sin apartarse de sus líneas rojas: la salida del mercado único europeo y de la unión aduanera y el fin de la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia (TEJ) en territorio británico. “Estamos saliendo del mercado único, la vida será distinta”, admitió la premier en su muy esperada intervención.
Su posición fue bien recibida por el ala más euroescéptica de su partido, el Conservador, ansioso por cortar con la unión aduanera comunitaria para poder negociar acuerdos comerciales con terceros países, entre ellos EEUU. May avisó que solo deberían introducirse nuevos aranceles a los proveedores de servicios en el Reino Unido y la UE donde sea “absolutamente necesario” y destacó como prioritario un acuerdo para cubrir los servicios de radiodifusión y financieros.
También dijo que el Reino Unido negociará con los otros 27 países de la UE cómo continuar asociado a agencias europeas como la del Medicamento, la Agencia Química Europea o la Agencia Europea de Seguridad en la Aviación una vez que se consume el Brexit. Las negociaciones que empiezan este mes en Bruselas tendrán cinco pilares: el respeto por el resultado del referéndum, que el nuevo acuerdo entre Londres y Bruselas no fracase, que el pacto preserve los empleos y la seguridad, que respete al Reino Unido como país tolerante y moderno y que asegure la unidad del Reino Unido, explicó.
May se comprometió a trabajar para impedir que haya una frontera visible entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda, pero sin que ello suponga poner en peligro la integridad constitucional del Reino Unido. La primera ministra ya ha dejado claro que “jamás” firmará un acuerdo con Bruselas que contemple fijar la frontera comercial comunitaria en el Mar de Irlanda, que separa la isla de Irlanda de Gran Bretaña (Inglaterra, Escocia y Gales).
La primera ministra instó a los líderes comunitarios a contemplar el Brexit  “no como un final”, sino como “un nuevo comienzo” tanto para el Reino Unido como para la futura “relación con sus aliados europeos”. l