Domingo 19.05.2019

Maduro y la oposición intentan conseguir el apoyo de los militares

El mandatario venezolano ve una “insolencia” en el ultimátum europeo para convocar elecciones.

Nicolás Maduro posa junto a las tropas durante unos ejercicios militares, en el estado de Carabobo | efe
Nicolás Maduro posa junto a las tropas durante unos ejercicios militares, en el estado de Carabobo | efe

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, encabezó ayer unas maniobras militares con las que mostró su confianza en los soldados, mientras que la oposición recorría los cuarteles para entregarle a los uniformados del país el texto de una ley con la que pretenden que no lo acate.


Tras acabar las maniobras en el Fuerte Paramacay, ubicado en la localidad de Naguanagua del céntrico estado de Carabobo, Maduro se acercó a los militares que habían participado en los ejercicios y aseguró que los opositores “quieren que la fuerza armada se convierta en golpista”.


“¿Ustedes son golpistas?”, les preguntó, a lo que los soldados reunidos le respondieron con un sonoro “no, presidente”.


A continuación, les preguntó si eran constitucionalistas y antiimperialistas, y respondieron de nuevo a coro que sí lo son.


Tras escuchar sus respuestas, Maduro les gritó “traidores nunca, leales siempre”, eslogan que ha acuñado recientemente y que repite con frecuencia.

Mientras, la oposición venezolana inició ayer una campaña para hacer llegar a los militares y policías del país el texto de una ley que aprobó recientemente el Parlamento, donde tiene amplia mayoría, y que pretende que no acaten la autoridad de Maduro.


El documento fue entregado en varios destacamentos de Caracas, y en algunos casos los militares lo destruyeron. Sin embargo, y tras su visita al cuartel militar Paramacay, Maduro aseguró que se iba “cargado de energía” y con confianza “plena” “en el ejército bolivariano”.


Poco antes, les había pedido a los soldados que se preparen para “los ejercicios militares más importantes de la historia en 200 años”, si bien no precisó en qué fecha se producirán.


Por su parte, el líder del Parlamento y autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, dio ayer “una orden” a los militares para que no disparen ni repriman a los ciudadanos que se manifiestan en las calles para exigir el fin de la crisis en el país.

Además, en una entrevista en el diario británico “The Guardian”, Guaidó aseguró que está dispuesto a “rematar el trabajo” para forzar la marcha de Maduro y ocupar su puesto de manera pacífica.


Por otro lado, el Gobierno de Maduro expresó en un comunicado su “enérgico rechazo” a la postura que asumió el sábado la UE, que abre la puerta al reconocimiento de Guaidó como presidente interino del país. 


Y el propio Maduro rechazó  con vehemencia en una entrevista el ultimátum de ocho días para convocar elecciones en su país efectuado por varios miembros de la Unión Europea, entre ellos España, y lo consideró “una insolencia”. “Nadie puede darnos un ultimátum de este tipo. Si alguien quiere abandonar el país, lo puede hacer. Venezuela no está ligada a Europa. Esto es una insolencia total”, dijo el mandatario.

Comentarios