viernes 4/12/20

Macron anuncia que a partir del 1 de agosto la mascarilla será obligatoria

El presidente francés alerta sobre un rebrote de Covid-19 y marca el rumbo de la recuperación
Macron pasa revista a las tropas antes del inicio del desfile militar | CHRISTOPHE ENA  (efe)
Macron pasa revista a las tropas antes del inicio del desfile militar | CHRISTOPHE ENA (efe)

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció ayer que a partir del 1 de agosto el uso de la mascarilla será obligatorio en los lugares públicos cerrados, como parte de las medidas para prevenir una “segunda ola” de la pandemia de coronavirus.

“Espero que en las próximas semanas hagamos obligatorio el uso de la mascarilla en todos los lugares públicos cerrados”, dijo en la tradicional entrevista del 14 de julio. Interrogado sobre la fecha exacta, ha precisado que será a partir del 1 de agosto.

Macron solicitó dar este paso ante la ligera subida de los casos de coronavirus en las últimas semanas. “Tenemos indicadores de que está empezando a subir un poco. Debemos estar preparados”, defendió. El mandatario francés aseguró que el país está preparado para hacer frente a una “segunda ola” de contagios, afirmando que hay suministros suficientes de mascarillas, respiradores y medicamentos.

Sin embargo, para evitar llegar a este punto, Macron anunció asimismo que se ampliarán las pruebas diagnósticas para alcanzar también a quienes no tienen síntomas ni prescripción médica para ello.

Macron hizo estas declaraciones tras participar en un reducido desfile militar en la plaza de la Concordia que este año estuvo dedicado al personal sanitario.

El presidente reconoció que hay “signos” que indican que la pandemia “sube un poco”, por lo que anunció que en las próximas semanas la mascarilla será obligatoria en todo espacio público cerrado, mientras que en las calles seguirá siendo recomendada. 

Con un ojo en esa amenaza, Macron puso el acento en la recuperación económica de la mayor recesión sufrida por el país desde la Segunda Guerra Mundial.  A los 460.000 millones de euros en ayudas o inversiones ya anunciados por el Ejecutivo se sumarán otros 100.000 millones suplementarios, señalo Macron, quien reconoció que parte de esa ayuda tendrá que venir de Europa.

Comentarios