jueves 26/11/20

Los manifestantes arrojan cócteles molotov contra el palacio presidencial egipcio

Varias docenas de manifestantes arrojaron al menos 15 bombas incendiarias contra el palacio presidencial en protesta contra Mohamed Mursi y su partido, los Hermanos Musulmanes. 

varias mujeres egipcias protestan frente al palacio presidencial     efe
varias mujeres egipcias protestan frente al palacio presidencial efe

Varias docenas de manifestantes arrojaron al menos 15 bombas incendiarias contra el palacio presidencial en protesta contra Mohamed Mursi y su partido, los Hermanos Musulmanes. Efectivos de la Seguridad Central y el Ejército con tanques se habían desplegado para defender el recinto. Las autoridades de El Cairo respondieron con cañones de agua contra quienes habían lanzado los cócteles molotov.

Al menos 48 personas resultaron heridas, entre ellas un oficial y cuatro agentes de las fuerzas del orden, en los choques.

La mayoría de las víctimas sufrían heridas por pedradas y síntomas de asfixia por gases lacrimógenos.

En un comunicado, el Ministerio del Interior precisó que los cinco miembros de los cuerpos del orden fueron heridos por disparos de balines.

Miles de personas de distintas provincias de Egipto salieron a la calle en esta jornada de protesta. Uno de los participantes en la marcha, Isam Arafa, reconoció que había acudido para rechazar “el derramamiento de sangre egipcia”. “Está claro que el presidente no es quien gobierna Egipto, sino los Hermanos Musulmanes”, dijo Arafa, que expresó su repulsa por el dominio de un solo grupo, la Hermandad, sobre el Gobierno.

Por su parte, el Frente de Salvación Nacional (FSN), la principal alianza opositora no islamista de Egipto, condenó los disturbios de ayer y afirmó que no tiene ninguna relación con estos actos de violencia.

El FSN subrayó que las manifestaciones que convocó tras el rezo musulmán del mediodía del viernes fueron pacíficas y que “ninguno de los participantes se involucró en los actos de violencia durante las largas horas que duraron las marchas o cuando se congregaron frente a las puertas del palacio”.

En ese sentido, condenó “de manera franca y clara” los disturbios y los ataques contra instituciones públicas o privadas.

Por ello, instó a las fuerzas de seguridad a descubrir a los responsables del estallido de violencia, al tiempo que les pidió que “cumplan el máximo grado de contención” para proteger la vida de manifestantes y evitar más víctimas.

Comentarios