Kim Jong Un aboga por impulsar la reconciliación de las dos Coreas

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, destacó ayer la importancia de impulsar el diálogo con Corea del Sur hacia una reconciliación de las dos Coreas y prometió poner en marcha las “medidas prácticas”

Kim Jong Un aboga por impulsar la reconciliación de las dos Coreas
Kim Jong Un, durante un desfile militar celebrado la semana pasada | efe
Kim Jong Un, durante un desfile militar celebrado la semana pasada | efe

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, destacó ayer la importancia de impulsar el diálogo con Corea del Sur hacia una reconciliación de las dos Coreas y prometió poner en marcha las “medidas prácticas” para alcanzar dicho objetivo, aunque no dio más detalles. “Es importante seguir obteniendo buenos resultados avivando aún más el clima cálido de reconciliación y diálogo creado por el fuerte anhelo y voluntad común de ambas Coreas con los Juegos Olímpicos de Invierno como precursor”, aseveró Kim.
Kim Jong Un también expresó su “satisfacción” por la misión de la delegación enviada por Corea del Norte a Corea del Sur en el marco de los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang e indicó que los preparativos de Seúl de cara a la visita fueron “impresionantes”.
La delegación, liderada por la hermana del jefe de Estado, Kim Yong Nam, entregó al líder norcoreano un informe sobre su visita a Corea del Sur. Tras recibir el documento, Kim alabó la actuación surcoreana y expresó su agradecimiento por el trato que había recibido tanto su hermana como la delegación enviada desde el régimen comunista.
Esta es la primera reacción oficial de Kim Jong Un al encuentro entre las dos Coreas tras meses de declinar sucesivamente las invitaciones de Corea del Sur para participaran en los Juegos Olímpicos de Invierno.
El cambio de postura de Kim llegó con su discurso de Año Nuevo y ha facilitado un acercamiento entre las dos Coreas, que siguen técnicamente en guerra.

División
La visita de la delegación norcoreana ha dividido a los surcoreanos. Hay quienes ven la nueva actitud de Pyongyang como una oportunidad real de reconciliación y quienes creen que Corea del Norte pretende socavar las relaciones de Seúl con sus aliados, Estados Unidos y Japón.
El alcance de esta nueva actitud del régimen de Kim Jong Un es un interrogante que aún no tiene una clara respuesta. Lo que sí ha dejado en evidencia es la diferencia de actitud frente a los norcoreanos que se tiene desde Washington o desde Seúl.
Mientras la Casa Blanca considera que Pyongyang debe dar pasos hacia la desnuclearización como requisito indispensable para entablar un diálogo, el presidente surcoreano, Moon Jae In, es mucho más abierto a relajar la tensión con su vecino. Los padres de Moon escaparon de Corea del Norte durante una evacuación en plena guerra y desde que ganó las elecciones presidenciales ha abogado siempre por negociar con Pyongyang y estrechar lazos.
Por su parte, el titular de Exteriores estadounidense, Rex Tillerson, dijo el pasado lunes que Corea del Norte sabe qué tiene que hacer si quiere entablar conversaciones con Washington, mientras el vicepresidente, Mike Pence, declaró en una entrevista en el diario “The Washington Post” que el diálogo intercoreano podría abrir las puertas a unas conversaciones directas con el régimen, al tiempo que abogaba por incrementar la presión sobre Corea del Norte.