domingo 29/11/20
El candidato a la Presidencia insiste en que el empleo de su esposa no era ficticio

La justicia francesa imputa a Fillon por el presunto desvío de fondos públicos

El ex primer ministro francés François Fillon, candidato de Los Republicanos a la Presidencia, fue ayer imputado formalmente por los delitos de desvío de fondos públicos y apropiación indebida

El candidato de Los Republicanos a la Presidencia francesa, François Fillon	REUTERS/Christian Hartmann
El candidato de Los Republicanos a la Presidencia francesa, François Fillon REUTERS/Christian Hartmann

El ex primer ministro francés François Fillon, candidato de Los Republicanos a la Presidencia, fue ayer imputado formalmente por los delitos de desvío de fondos públicos y apropiación indebida, en relación a los supuestos empleos ficticios de su mujer como asistente parlamentaria.

Fillon había sido citado ante el juez hoy, pero la imputación finalmente se formalizó ayer por la mañana. 
Durante la comparecencia, el candidato presidencial rehusó responder a las preguntas de los jueces y, en cambio, optó por leer una declaración. 

“El empleo de mi esposa como colaboradora parlamentaria no era ficticio y no compete a la autoridad judicial realizar una apreciación sobre la calidad o la cantidad de este trabajo”, esgrimió el candidato.

Según las informaciones publicadas, Penélope Fillon se embolsó cientos de miles de euros gracias a un trabajo como ayudante de su marido que, en realidad, no ejercía. El matrimonio negó cualquier irregularidad y tan solo concedió unos mínimos matices éticos a la polémica contratación.

Ayer, Fillon calificó de “innegable” la labor realizada por su mujer y lamentó que no se hayan tenido en cuenta los documentos facilitados por sus abogados. Asimismo, consideró “precipitada” la citación y advirtió de que, aunque no quiere “favores”, exige “imparcialidad” institucional y que se “respete la ley”.

Fillon reiteró argumentos ya conocidos, aunque suavizó los términos, ya que en un discurso público llegó a denunciar un “asesinato político” en su contra y acusó a las autoridades de actuar movidos por intereses electoralistas, lo que fue incluso respondido por el Elíseo.

El caso ha perjudicado la imagen del ex primer ministro y sus aspiraciones de cara a las elecciones presidenciales de abril y mayo, para las que ha pasado de favorito a quedar virtualmente fuera de la segunda vuelta. 

Le superan ahora la ultraderechista Marine Le Pen y el centrista Emmanuel Macron, que han evitado valorar la imputación de su rival. Los Republicanos respaldaron públicamente la candidatura de Fillon después de semanas de idas y venidas en torno a cuál debería ser su futuro. Numerosas voces del centro-derecha llegaron a reclamar la presentación de una candidatura alternativa, algo que ahora se presenta inviable. n

Comentarios