sábado 26/9/20

Los italianos homenajean con dolor a las víctimas del terremoto en un funeral de Estado

El presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella, y el primer ministro del país, Matteo Renzi, junto con otras autoridades, asistieron ayer en Ascioli Piceno, capital de Las Marcas, al funeral solemne de 35 de las víctimas del terremoto del miércoles en el centro de Italia, un evento en que que se reflejó el dolor por los fallecidos.
 

Una mujer consuela a un hombre en un momento de la ceremonia	Adamo Di Loreto
Una mujer consuela a un hombre en un momento de la ceremonia Adamo Di Loreto

El presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella, y el primer ministro del país, Matteo Renzi, junto con otras autoridades, asistieron ayer en Ascioli Piceno, capital de Las Marcas, al funeral solemne de 35 de las víctimas del terremoto del miércoles en el centro de Italia, un evento en que que se reflejó el dolor por los fallecidos.
Coincidiendo con el responso, Protección Civil anunció que el balance de fallecidos se eleva ya a 290, de los que 230 perdieron la vida en Amatrice, la localidad más golpeada y más próxima al epicentro, 11 fallecieron en Accuoli y otras 49 murieron en Arquata del Tronto.
La ceremonia, celebrada en un pabellón deportivo, estuvo oficiada por el obispo Giovanni D’Ercole, quien tuvo palabras de recuerdo para los fallecidos en Amatrice y Accuoli, en la región de Lazio.
“Queridos amigos, en estos días hemos sufrido, esperado y llorado juntos. Ahora ha llegado el momento de la esperanza. Muchos me han dicho: ‘¿Ahora qué se hace?’ Cuántas veces lo he escuchado decir. Es una pregunta sin respuesta hoy. La respuesta es quizá el silencio, y la paz y para mí la oración”, afirmó el obispo. Monseñor D’Ercole animó a los familiares de los fallecidos, presentes junto a los féretros de 35 de las 49 víctimas mortales en Arquata y Pescaro del Tronto, a “no perder el valor, porque solo con valor podremos reconstruir nuestras casas y nuestras iglesias y volver a dar vida a nuestras comunidades”.
Al término de la ceremonia, durante la que se leyeron uno a uno los nombres de los fallecidos, Mattarella se dirigió a saludar a los familiares. En un momento dado, uno de ellos, un joven, le espetó: “Presidente, no nos abandonéis. Se lo ruego, no nos dejéis solos”.  Ante esta petición, el presidente de la República, que previamente había visitado Amatrice, respondió: “No, estad tranquilos, no os abandonaremos”, tras lo cual, conversó unos minutos con el joven, tratando de confortarle.
Posteriormente, Mattarella se desplazó al hospital de Ascoli, donde están ingresados algunos de los heridos del terremoto, entre ellas Giorgia, una niña que ayer cumplía cuatro años y a la que salvó su hermana, que le hizo de escudo.
Por su parte, Renzi conversó con algunos alcaldes de la zona, a los que aseguró que el Gobierno “está y estará siempre”. El primer ministro se mostró especialmente preocupado por la situación “psicológica de las comunidades”.
A su salida, respondió a un ciudadano que se le acercó que “es fundamental que vuelvan a funcionar todas las escuelas” de las zonas afectadas.
El primer ministro habló con algunos de los afectados y les preguntó “qué es mejor” para ellos porque, les dijo, “no podemos decidir todo nosotros desde Roma”. “Tenéis que ser vosotros quienes nos digáis si queréis seguir en vuestras tierras, qué es lo importante para vosotros”, añadió, en referencia a la reconstrucción de las zonas afectadas.
En el caso concreto de Pescara del Tronto, añadió, “creo que será imposible reconstruir, he estado allí y está todo destruido” pero en Arquata “podemos trabajar”. Además, prometió volver “sin cámaras”. “No os dejaremos solos”, les aseguró.
Entretanto, Protección Civil de Las Marcas anunció que da por terminada “la fase de primera emergencia” y ahora deben comenzar la fase de recuperación de las viviendas de las personas desalojadas.
El organismo informó de que se han recogido ya más de 6 millones de euros a través de las donaciones hechas por los italianos con sus mensajes SMS al número 45500 para ayudar a los damnificados.

Comentarios