martes 19/1/21

Irán ahonda en la presión y promete vengar el asesinato de Fajrizadeh

Las autoridades del país culpan a los Estados Unidos y a Israel de tener sus manos “teñidas con sangre”
Estudiantes iraníes queman imágenes de Donald Trum y Joe Biden tras el asesinato de Mohsen Fajrizadeh | EFE
Estudiantes iraníes queman imágenes de Donald Trum y Joe Biden tras el asesinato de Mohsen Fajrizadeh | EFE

Irán prometió ayer vengar el asesinato del científico nuclear Mohsen Fajrizadeh, por el cual acusó a “mercenarios” israelíes a las ordenes de Washington, lo que exacerba la tensión cuando se avecina el cambio en la Casa Blanca.

En pocas semanas acaba el mandato de la Administración de Donald Trump, que aplicó una política de “máxima presión” contra Irán, pero cualquier acción desestabilizadora puede dificultar los eventuales esfuerzos del presidente electo, Joe Biden, de lograr una distensión con el régimen de los ayatolás.

Las autoridades iraníes son conscientes de que hay mucho en juego. Sin embargo, como es habitual, no escatimaron amenazas contra los supuestos responsables del ataque contra Fajrizadeh, considerado por Occidente e Israel como el líder del antiguo programa secreto para desarrollar las armas nucleares de Irán.

El líder supremo iraní, Alí Jameneí, ordenó “la investigación de este crimen y el castigo definitivo” de sus autores materiales e intelectuales, a los que calificó como “mercenarios criminales y crueles”.

No se informó de arrestos, ni de la muerte de los autores de la emboscada, perpetrada por hombres armados que dispararon contra el vehículo del científico.

“Momento apropiado”

El comandante en jefe de la Guardia Revolucionaria, Hosein Salamí, advirtió de que los autores del asesinato del actualmente jefe de la Organización de Investigación e Innovación del Ministerio de Defensa recibirán una “dura venganza”.

“Esos crímenes no socavarán la determinación de los iraníes de continuar este glorioso y poderoso camino. Una seria revancha y el castigo de los autores ya está en nuestra agenda”, apostilló el comandante.

También el presidente, Hasan Rohaní, aseguró que su país responderá al asesinato del científico y que lo hará “en el momento apropiado y de la forma adecuada”. Con astucia, “sin caer en la trampa de los sionistas”, arguyó.

“Una vez más, las manos malvadas de la arrogancia mundial (EEUU) con el mercenario régimen sionista usurpador (Israel) se tiñeron con la sangre de un gran hijo de esta nación”, lamentó Rohaní en un discurso televisado.

Este crimen recuerda a los otros asesinatos de científicos vinculados con el programa nuclear iraní ocurridos entre 2010 y 2012, de los que Teherán responsabilizó al servicio secreto exterior israelí Mosad.

Nerviosismo en Israel

En Israel, las autoridades declinaron comentar las acusaciones de Irán, pero pusieron en alerta a sus embajadas, ante el temor a ataques de represalia.

Fue de hecho el propio primer ministro, Benjamín Netanyahu, quien señaló hace dos años a Fajrizadeh como líder del supuesto programa atómico militar secreto iraní. Entretanto, “The New York Times” informó, citando a dos fuentes de inteligencia, de que Israel estaba detrás del ataque, aunque en Washington no dijeron nada de forma oficial.

Comentarios