martes 26/1/21

Un hombre ataca a dos policías en Bélgica al grito de “Alá es grande”

Dos policías resultaron heridos ayer cerca de una comisaría de Charleroi (Bélgica) en un ataque efectuado por un individuo armado con un machete al grito de “Allahu Akbar” (Dios es el más grande), según la Policía.

La Policía vigila la zona donde se encuentra la comisaría de la localidad belga de Charleroi	Francois Lenoir
La Policía vigila la zona donde se encuentra la comisaría de la localidad belga de Charleroi Francois Lenoir

Dos policías resultaron heridos ayer cerca de una comisaría de Charleroi (Bélgica) en un ataque efectuado por un individuo armado con un machete al grito de “Allahu Akbar” (Dios es el más grande), según la Policía.
Uno de los agentes sufrió “heridas profundas a la altura del rostro”, mientras que el agresor fue abatido por los disparos de un tercer agente y murió poco después. La Policía estableció un gran perímetro de seguridad alrededor de la avenida Pierre Mainz, escenario del ataque, y el acceso a la comisaría estuvo restringido al público.
El ministro belga del Interior, Jan Jambon, comunicó a través de Twitter su condena contra este “acto innoble” y transmitió sus pleno apoyo a los heridos y a sus familias.
Por su parte, el primer ministro de Bélgica, Charles Michel, informó de que las primeras investigaciones apuntan a que el ataque tiene todas las papeletas para ser considerado como un atentado terrorista. “Las indicaciones iniciales apuntan muy claramente hacia el terrorismo”, destacó Michel.
Mientras, Francia expulsó al ciudadano maliense Mousa Keita por su pertenencia “al movimiento islámico pro yihadista”, según informó ayer el Ministerio de Interior en un comunicado.
“Teniendo en cuenta la grave amenaza que supone para el orden público la presencia de este individuo en suelo francés, se inició en su contra un procedimiento de expulsión con carácter de urgencia”, indicó. Keita acababa de salir de una cárcel francesa tras “purgar una pesada condena por delitos comunes” que el Ministerio de Interior no especificó. Con esta ya son 81 las órdenes de expulsión ejecutadas desde 2012. Francia está en estado de emergencia por la ola de atentados de los últimos años, que han dejado cientos de muertos y heridos.
Por otro lado, Arabia Saudí ha ofrecido su ayuda a Alemania para investigar los últimos atentados, los primeros de carácter yihadista perpetrados en suelo alemán, según informó ayer la revista Der Spiegel, que cita fuentes del Gobierno saudí.
Las autoridades de ambos países estarían en contacto para investigar la posible relación entre los terroristas de Wuerzburg y Ansbach, que tuvieron una breve conversación en un chat de internet sobre miembros del Estado Islámico en Arabia Saudí. Las primeras pesquisas señalan que los dos hombres no solo fueron influidos, sino que recibieron instrucciones directas de personas aún por identificar que podrían ser los milicianos saudíes de la organización terrorista.
La ola de atentados comenzó el pasado 18 de julio, cuando un adolescente paquistaní atacó con un hacha y un cuchillo un tren regional en las proximidades de Wuezburgo, dejando cuatro heridos de gravedad y uno de carácter leve.
Apenas cuatro días después, un joven iraní protagonizó un tiroteo en un centro comercial de Múnich. Tras varias horas de tensión en las que la capital bávara estuvo en alerta, el único atacante fue hallado muerto en las inmediaciones del complejo.
El 24 de julio, un sirio cuya petición de asilo había sido rechazada y estaba a la espera de ser deportado a Bulgaria murió en un fallido atentado sucida en la ciudad bávara de Ansbach.

Comentarios