miércoles 20/1/21

Fallece el exdictador de Panamá Manuel Noriega, que pasó 26 años en cárceles de Estados Unidos

El exdictador de Panamá Manuel Noriega falleció en la noche del lunes a los 83 años de edad en el Hospital Santo Tomás, tras someterse en marzo a una operación quirúrgica para extirparle un tumor benigno y sufrir una hemorragia que le mantuvo desde entonces bajo sedación.

Noriega saluda mientras pasa revista a las tropas | efe
Noriega saluda mientras pasa revista a las tropas | efe

El exdictador de Panamá Manuel Noriega falleció en la noche del lunes a los 83 años de edad en el Hospital Santo Tomás, tras someterse en marzo a una operación quirúrgica para extirparle un tumor benigno y sufrir una hemorragia que le mantuvo desde entonces bajo sedación.


El presidente del país, Juan Carlos Varela, publicó un mensaje en la red social Twitter confirmando el fallecimiento de Noriega y afirmando que él mismo “cierra un capítulo de la historia” del país. “Sus hijas y sus familiares merecen un sepelio en paz”, agregó el mandatario.

Centenares de secretos
No obstante, Noriega se lleva con él centenares de secretos sin resolver. No solo aquellos que afectaban a su vida personal y a sus controvertidas relaciones con Estados Unidos, sino los que le tienen como protagonista de varios capítulos dramáticos en la historia panameña.


Su brutal régimen marcó la vida de los panameños desde 1983 hasta 1989. Aparte de marcar a sangre y fuego la historia del país, fue un espía para la CIA, trabajó con los narcotraficantes más sanguinarios y no dudó en torturar y eliminar a sus enemigos. Se codeó con personajes tan dispares como Fidel Castro, Gadafi e incluso con George Bush pero acabó pasando 26 años de cárcel en cárcel expiando sus desmanes.

Desapariciones
Sin embargo, más de un centenar de desapariciones y asesinatos durante su mandato desde 1983 hasta 1989 están aún sin resolver. Las esperanzas de Varela de que Noriega pudiera ayudar a esclarecer los puntos más oscuros de la historia de Panamá se quedan en suspenso con el fallecimiento.


Según el diario “El Siglo”, Noriega llevaba en coma inducido desde el pasado 7 de marzo, cuando fue intervenido para extirparle un tumor benigno y, posteriormente, fue operado otra vez por una hemorragia que sufrió tras la primera intervención.


Noriega regreso a Panamá en 2011 para cumplir una condena de más de sesenta años de cárcel por los crímenes cometidos durante la dictadura que lideró y la desaparición de un gran número de líderes opositores.


El exdictador permaneció hasta el pasado mes de enero en prisión en Panamá para cumplir las condenas por los homicidios de Hugo Spadafora, cuyo cadáver apareció decapitado en septiembre de 1985; Moisés Giroldi, quien encabezó un intento golpista en octubre de 1989 y por la masacre de Albrook de 1989.


Manuel Noriega, también conocido como “El hombre fuerte de Panamá”, falleció a las 23.30 horas del lunes por las complicaciones derivadas de una operación de cirugía cerebral. Tras la primera operación quirúrgica en marzo, Noriega fue sometido a una segunda intervención por una hemorragia que sufrió y, desde entonces, permaneció sometido a una profunda sedación.


El 28 de enero de 2017, según informa el diario “Crítica”, un juez autorizó el arresto domiciliario provisional de Noriega a petición de su abogado, quien argumentó que su cliente necesitaba de cuidados necesarios para prepararse para la cirugía cerebral.


Finalmente, tras haber pasado casi 10.000 días encarcelado en prisiones de Estados Unidos, Francia y Panamá, Noriega salió de la cárcel “El Renacer” el 29 de enero y fue trasladado al apartamento de su hija Sandra.


Noriega, que gobernó con puño de hierro el país entre 1983 y 1989 y fue derrocado por una invasión estadounidense, fue extraditado a Panamá el 11 de diciembre de 2011 tras cumplir más de 20 años en la cárcel en Estados Unidos.

Comentarios