España podrá vetar que Gibraltar se beneficie de la transición del Brexit

La Comisión Europea confirmó que Gibraltar saldrá de la Unión Europea con el Reino Unido en marzo de 2019 y que España tendrá que autorizar que el Peñón pueda beneficiarse del período de transición.

España podrá vetar que Gibraltar se beneficie de la transición del Brexit
El negociador jefe de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, ofrece una rueda de prensa en Bruselas | Olivier Hoslet (efe)
El negociador jefe de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, ofrece una rueda de prensa en Bruselas | Olivier Hoslet (efe)

La Comisión Europea confirmó que Gibraltar saldrá de la Unión Europea con el Reino Unido en marzo de 2019 y que España tendrá que autorizar que el Peñón pueda beneficiarse del período de transición. Así consta en el proyecto de Acuerdo de Retirada presentado ayer en Bruselas por el jefe negociador de la UE del Brexit, Michel Barnier.
Por lo que se refiere al alcance territorial del Acuerdo de Retirada, el texto deja claro que se refiere al Reino Unido, pero también a Gibraltar, las islas del Canal, la Isla de Man, las dos bases británicas en Chipre –Akrotiri y Dhekelia–, y a sus territorios de ultramar.
El texto también estipula expresamente que “el alcance territorial del Acuerdo de Retirada, incluido respecto al período de transición, debe respetar plenamente” las directrices acordadas por los jefes de Estado y de Gobierno el 29 de abril en 2017, “notablemente respecto a Gibraltar”.

Acuerdo
Dichas directrices ya reconocieron el derecho de España a vetar que cualquier acuerdo sobre la relación entre la UE y el Reino Unido posterior al Brexit se aplique a Gibraltar. El punto 24 de las mismas establece que “después de que el Reino Unido abandone la Unión Europea, ningún acuerdo entre la UE y el Reino Unido podrá aplicarse al territorio de Gibraltar sin un acuerdo entre el Reino de España y el Reino Unido”.
El punto 4 de las directrices decía que “en la fecha de la retirada, los Tratados dejarán de aplicarse al Reino Unido” pero también a sus países y territorios de ultramar asociados a la Unión y “los territorios de cuyas relaciones exteriores es responsable el Reino Unido”.
Por otro lado, el Gobierno británico rechazó ayer una propuesta de Bruselas para mantener a Irlanda del Norte en el mercado único y evitar una frontera estricta con la República de Irlanda tras su salida de la Unión Europea.
La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, dijo ayer en el Parlamento que no aceptará el borrador del acuerdo del Brexit elaborado por la Comisión Europea (CE) porque “amenaza la integridad constitucional del Reino Unido”. Ese texto podría poner en peligro la integridad territorial del país “al crear una frontera aduanera y regulatoria en el mar de Irlanda”, puntualizó la jefa del Gobierno. “Dejaré esto bien claro al presidente (de la Comisión Europea, Jean-Claude) Juncker y a otros”, añadió.

Por contra, su colega irlandés, el democristiano Leo Varadkar, celebró que ese texto, divulgado ayer por el negociador comunitario, Michel Barnier, ofrece reconocimiento legal a los acuerdos alcanzados entre las dos partes en diciembre sobre los derechos de los ciudadanos, la factura del divorcio y la frontera entre las dos Irlandas. El “taoiseach” (primer ministro irlandés) indicó que May se comprometió entonces a evitar el establecimiento de una barrera física en Irlanda del Norte que perjudique a la economía de toda la isla y su proceso de paz, a pesar de que quiere abandonar el mercado único y la unión aduanera con un Brexit duro.
“Ahora es responsabilidad del Reino Unido presentar propuestas para hacer eso posible si rechaza la llamada ‘Opción C’, recogida en el borrador del acuerdo”, explicó Varadkar. La “Opción C”, recordó ayer Barnier, propone establecer entre Irlanda del Norte y la UE un “área común regulatoria”, de modo que permanecerían en vigor en toda la isla de Irlanda las normas de la unión aduanera y el mercado interior.
Mientras, Barnier aseguró que es necesario “acelerar” las negociaciones sobre la salida británica de la UE si se quiere concluir con éxito ese proceso. “Si queremos tener éxito en esta negociación, y yo quiero tener éxito, debemos acelerar”, afirmó, y anunció que la próxima semana Londres y Bruselas mantendrán una nueva ronda de negociaciones.