viernes 23/10/20
El Sinn Féin destaca la “urgencia” de una consulta popular para la reunificación de Irlanda

Escocia inicia el proceso para convocar otro referéndum sobre su independencia

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, anunció ayer que va a solicitar la autorización legal del Parlamento de Edimburgo para poder celebrar un segundo referéndum de independencia en esta región británica.

Scotland's First Minister Nicola Sturgeon attends the Brexit debate in the Scottish Parliament Edinburgh Scotland, Britain January 17, 2017. REUTERS/Russell Cheyne
La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon REUTERS/Russell Cheyne

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, anunció ayer que va a solicitar la autorización legal del Parlamento de Edimburgo para poder celebrar un segundo referéndum de independencia en esta región británica.
En un discurso sobre los efectos del Brexit en su región, Sturgeon dijo que la próxima semana pedirá la autorización del Parlamento de Escocia para aplicar la normativa que permitirá la convocatoria de una segunda consulta popular sobre la independencia de este territorio.

Tras asegurar que es importante que Escocia pueda ejercer su derecho a decidir su propio futuro, Sturgeon recordó que cuando los escoceses votaron sobre la independencia en 2014 lo hicieron pensando que continuar en el Reino Unido era seguir en la Unión Europea.

La ministra principal afirmó que entiende que algunos quieran que descarte por completo un referéndum de independencia, pero dejó claro que si lo hiciera, ya estaría decidiendo que Escocia seguiría al Reino Unido en el caso de un hipotético Brexit “duro”, independientemente de sus consecuencias.

Sturgeon dijo que la decisión sobre si Escocia opta por un Brexit duro o la independencia debe adoptarse entre otoño de 2018 y la primavera de 2019. En este sentido, aseguró que si el Reino Unido abandona la Unión Europea sin manifestar que Escocia quiere una relación diferente con el bloque comunitario, esa circunstancia pondría dificultades a las futuras negociaciones. “Cualquiera que sea el camino que cojamos, deberá ser uno decidido por nosotros, no para nosotros”, aseguró Sturgeon. 

Por su parte, la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, consideró “totalmente lamentable” la petición de un segundo referéndum independentista por parte del Gobierno escocés y subrayó que “la política no es un juego”.

May criticó la “visión estrecha” del Partido Nacional Escocés. La propuesta, en opinión de May, genera “incertidumbre” y “división”. Argumentó que “la mayoría del pueblo escocés no quiere un segundo referéndum” similar al que ya salió derrotado en 2014, cuando un 55 por ciento de la ciudadanía dijo “no” a la independencia.
El Gobierno británico aseguró que la celebración de un nuevo referéndum de independencia en Escocia traería más división y provocaría daños económicos en un momento crucial para el futuro del país, cuando afronta su salida de la Unión Europea.

El portavoz de May recordó que el referéndum de independencia en Escocia fue en 2014 y que el propio Ejecutivo de Edimburgo defendió que fuera la única votación sobre el tema. 

“Hace solo poco más de dos años que Escocia votó decisivamente a favor de permanecer como parte del Reino Unido en un referéndum que el propio Gobierno de Escocia definió como ‘una votación única en una generación’”, dijo.

Por su parte, el líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, aseguró que su formación no apoya la celebración del referéndum de independencia, pero dejó claro que si la consulta es aprobada por el Parlamento de Edimburgo, los laboristas no la bloquearán en Westminster. 

Por otro lado, el partido nacionalista irlandés Sinn Féin defendió ayer la “urgencia” de la celebración de un referéndum para la reunificación de Irlanda ante la inminencia de la puesta en marcha del proceso de salida del Reino Unido –Irlanda del Norte incluido– de la UE.

Para la líder del Sinn Féin, Michelle O’Neill, el Brexit supone un “importante perjuicio” para los Acuerdos del Viernes Santo firmados en 1998 y que supusieron el fin a décadas de conflicto armado entre las fuerzas británicas y el IRA. Cree que con el Brexit se levantará una “frontera dura” entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte. n

Comentarios