miércoles 21/10/20

EEUU defiende que su decisión sobre Jerusalén hará avanzar la paz

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, defendió ayer que la decisión de su Gobierno de reconocer Jerusalén como capital de Israel “moverá la pelota hacia adelante” en el proceso de paz entre israelíes y palestinos.

El mandatario francés (derecha) se reunió con el primer ministro de Israel | PHILIPPE WOJAZER / POOL
El mandatario francés (derecha) se reunió con el primer ministro de Israel | PHILIPPE WOJAZER / POOL

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, defendió ayer que la decisión de su Gobierno de reconocer Jerusalén como capital de Israel “moverá la pelota hacia adelante” en el proceso de paz entre israelíes y palestinos.
“Cuando uno toma una decisión siempre va a haber algunos que lo verán negativamente y otros que lo verán de forma positiva. Pero, creo que, al final, esto moverá la pelota hacia adelante en el proceso de paz”, aseguró hoy Haley en una entrevista en CNN.

Haley defendió así la decisión que tomó esta semana el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para reconocer a Jerusalén como capital de Israel y ordenar que se traslade allí la embajada estadounidense en el país, que actualmente se encuentra en Tel Aviv. La medida ha comprometido el papel de Washington como mediador de paz y ha disparado la tensión en la región con decenas de protestas en país árabes y hasta una declaración de condena de los ministros de Asuntos Exteriores de la Liga Árabe, que pidieron a Trump que se retracte de su decisión.
En su entrevista con CNN, Haley reconoció que su Gobierno esperaba reacciones negativas, pero insistió en que reconocer a Jerusalén como la capital israelí ayudará a la paz. En ese sentido, consideró que Trump “ha quitado Jerusalén” de la mesa de negociaciones, de forma que los líderes israelíes y palestinos pueden ahora abordar otros temas, como Jerusalén Este, que los palestinos reivindican como capital de su futuro estado y que Israel ocupó en 1967.
Tras su anexión, la ONU llamó a la comunidad internacional a retirar sus legaciones de la Ciudad Santa. “En lo que se refiere a Jerusalén Este o a cualquier otra parte, eso es entre los palestinos y los israelíes, eso no les toca a los estadounidenses decidirlo; lo que les toca a los estadounidenses es decir que queremos nuestra embajada en la capital y la capital es Jerusalén”, argumentó Haley.

Baja tensión
La tensión disminuye aparentemente tras varias jornadas de protestas palestinas en Cisjordania y Gaza y de altercados en Jerusalén Este, en contra de la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer la Ciudad Santa como capital de Israel.
Desde el pasado miércoles, momento en el que Trump saludó a Jerusalén como capital de Israel y anunció el traslado de la embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv, el partido Al Fatah, que gobierna la Autoridad Nacional Palestina, y Hamás, que lo hace en Gaza, animaron a los palestinos a salir a la calle en señal de protesta; sin embargo solo unos pocos miles respondieron. “Aunque no hay que olvidar que estamos en Oriente Medio y cualquier cosa puede cambiar la situación presente en tan solo un instante”, según dijo el profesor Yosi Shain, director del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Tel Aviv.
“La tendencia no parece ser la de una escalada total; más bien parece que lo que está pasando es que (los palestinos) están descargando su frustración por algún motivo, cuando el discurso de Trump en realidad no va a cambiar su situación actual”, añadió Shain.

Comentarios