miércoles 25/11/20

Diez detenidos en otra redada contra el integrismo en Francia

Otra redada ayer contra el terrorismo islámico en Francia confirmó la ofensiva anunciada por el presidente galo, Nicolas Sarkozy, con el arresto de diez personas que se habían preparado para actuar o manifestaban intención de hacerlo.
Tres policías conducen a uno de los arrestados durante la redada	efe
Tres policías conducen a uno de los arrestados durante la redada efe

  Otra redada ayer contra el terrorismo islámico en Francia confirmó la ofensiva anunciada por el presidente galo, Nicolas Sarkozy, con el arresto de diez personas que se habían preparado para actuar o manifestaban intención de hacerlo.

Las detenciones se produjeron a primera hora de la mañana en Marsella, Roubaix, Valence, Carpentras y Pau, y dieron lugar a registros de domicilios y vehículos y la incautación de diverso material.

Los investigadores precisaron que los detenidos no formaban una red ni tenían relación entre sí, más allá de que habían viajado a campos de entrenamiento yihadistas en Pakistán y Afganistán o que iban a hacerlo.

Es decir, que son personas en su mayor parte aisladas a los que los servicios secretos franceses –que habían estado en el origen de la operación, dirigida por la Fiscalía antiterrorista– tenían identificados y con un perfil similar al del “asesino de la moto” de Toulouse y Montauban, Mohamed Merah.

El ministro del Interior, Claude Guéant, precisamente ayer, justificó la redada de ayer porque después de esas matanzas reivindicadas en nombre de Al Qaeda por Merah no se podía correr el riesgo de que se volvieran a repetir.

Trece de los integrantes de Forsane Alizza fueron imputados por terrorismo y tenencia de armas

Guéant destacó que “los medios favorables al islamismo radical están en efervescencia” desde esos sucesos con manifestaciones de apoyo a Merah, y por eso se está procediendo a un seguimiento de quienes en los sitios de internet integristas hacen declaraciones que permiten deducir que se disponen a pasar a actuar.

En cualquier caso, ninguno de los de ayer tenía conexiones con el grupúsculo islamista Forsane Alizza, desmantelado el viernes pasado ante la sospecha de que preparaba acciones violentas en Francia, como secuestros, en particular del juez de Lyon Albert Lévy, que se había encargado de la investigación de uno de sus miembros y que se da la circunstancia de que es judío.

Los trece integrantes de Forsane Alizza que comparecieron ante los magistrados instructores –de los diecisiete arrestados la semana pasada– fueron imputados por terrorismo y tenencia de armas, y nueve de ellos ingresaron en prisión provisional, incluido su jefe, Mohamed Achamlane, mientras los cuatro restantes quedaron en libertad bajo control judicial, indicó ayer la Fiscalía de París.

El fiscal jefe de París, François Molins, dijo el martes que los integrantes de este grupúsculo prohibido a comienzos de marzo, que estaban repartidos por todo el país, se entrenaban en parques y bosques, y en su sitio internet hacían llamamientos a la yihad (guerra santa), pedían la creación de un califato en Francia y reclamaban la aplicación de la sharia, la ley islámica.

Sarkozy había avanzado el martes que durante las próximas semanas iban a repetirse acciones como la llevada a cabo contra Forsane Alizza y que a los integristas se aplicaría la regla de la “tolerancia cero”.

Su principal rival en los comicios del 22 de abril y del 6 de mayo, el socialista François Hollande, insinuó ayer que estas redadas responden a intereses de campaña del presidente conservador, al señalar que “sorprende” que se hayan llevado a cabo justo tras las matanzas de Merah que tanto han afectado a los franceses.

Comentarios