sábado 24.08.2019

Detienen a cuatro jóvenes por violar en grupo a una menor en Manresa

Los hechos habrían tenido lugar en un domicilio, que se investiga si estaba ocupado de manera ilegal

Varias mujeres participan en una concentración para apoyar a la víctima de una violación en grupo en Manresa en 2016 | efe
Varias mujeres participan en una concentración para apoyar a la víctima de una violación en grupo en Manresa en 2016 | efe

Los Mossos d’Esquadra detuvieron a cuatro jóvenes acusados de violar en grupo a una menor de 17 años en el interior de piso del centro histórico de Manresa (Barcelona), en un caso que investigan por un delito de agresión sexual, según fuentes policiales.

La agresión, que ocurrió hacia las 04:00 horas de la madrugada de ayer, coincide con el juicio que se está celebrando en la Audiencia de Barcelona contra otros seis jóvenes acusados de haber violado en grupo a una menor de 14 años, en un “botellón” en una nave abandonada de la misma localidad en 2016.

La violación habría tenido lugar en el interior de un domicilio del centro histórico de Manresa, que se investiga si estaba ocupado ilegalmente, y los cuatro presuntos autores –jóvenes que rondan los 20 años de edad– fueron detenidos poco después.

Denuncia
Tras ser atendida en un centro hospitalario, la menor acudió a la comisaría de los Mossos d’Esquadra para formalizar la denuncia y a prestar declaración ante los agentes, a los que relató las circunstancias de la violación múltiple de la que habría sido víctima. La Policía catalana ha abierto diligencias para investigar la violación como un delito de agresión sexual que, a diferencia del de abusos, exige que los atacantes ejerzan violencia o algún tipo de intimidación sobre la víctima. El Ayuntamiento de Manresa expresó su “consternación” por esta nueva violación múltiple ocurrida en el municipio y, junto a colectivos feministas de la población, convocó una concentración de repulsa para hoy por la tarde. 

El juicio por la violación de octubre de 2016, iniciado la semana pasada en la Audiencia de Barcelona, ha quedado suspendido hasta el próximo mes de septiembre, a la espera de que declaren los peritos que llevaron a cabo las pruebas de ADN. A esos seis procesados, la Fiscalía les acusa inicialmente de un delito de abusos sexuales, al estimar que se aprovecharon de que la chica estaba ebria y apenas consciente para atacarla, sin necesidad de someterla de forma violenta.

No obstante, el ministerio público no descarta elevar la acusación a un delito de agresión sexual, después de que la menor declarara ante el tribunal que, aunque apenas fue consciente de las violaciones, se sentía intimidada por los procesados porque habían estado jugando con una pistola.

Comentarios