Detienen a un adolescente por amenazas de muerte en varios institutos del sur de Florida

El autor confeso del tiroteo en un instituto de Florida el pasado miércoles, Nikolás Cruz (en el centro) | Mike Stocker (efe)

La Policía del Condado de Broward, en el sur del estado de Florida (EEUU), detuvo a un adolescente por amenazas de muerte en varios institutos de la región, que todavía intenta superar el tiroteo ocurrido el pasado miércoles en un centro educativo de la ciudad de Parkland.

La Policía del Condado de Broward, en el sur del estado de Florida (EEUU), detuvo a un adolescente por amenazas de muerte en varios institutos de la región, que todavía intenta superar el tiroteo ocurrido el pasado miércoles en un centro educativo de la ciudad de Parkland.
El joven fue arrestado el pasado viernes por la Policía Local después de publicar en las redes sociales un listado de varias escuelas del sur de Florida en donde pensaba matar.
El joven, residente en Lauderhill, situado a unos 30 kilómetros de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, donde Nikolás Cruz mató a 17 personas, publicó la amenaza después de la medianoche del día 16, es decir, dos días después de la matanza.
Pocas horas después fue detenido por detectives de la Unidad de Crímenes Violentos local, indicó la Policía del Condado de Broward en un comunicado.
El adolescente, que dijo se trataba de una broma que tenía por objetivo asustar a un primo suyo, fue acusado de enviar amenazas de muerte por escrito, considerado un delito de tercer grado.
Tras la matanza de Parkland, las autoridades locales ya alertaron de que estarían muy pendientes de este tipo de amenazas.

Cruz dijo que lo sentía
Por otro lado, el matrimonio Snead, que acogió a Nikolás Cruz tras la muerte de su madre adoptiva, aseguró ayer que vieron al joven tras la matanza y que este les dijo que lo “sentía”.
En una entrevista, James y Kimberly Snead explicaron que se cruzaron brevemente con Cruz en una estación de Policía el mismo día del tiroteo.
Kimberly indicó que al verle comenzó a gritar al joven y que lo que “realmente quería más que nada era estrangularlo”. Fue entonces que Cruz, que se había mudado a su casa después de que su madre adoptiva muriera de una neumonía en noviembre de 2017 y el padre adoptivo falleciera años atrás, les dijo que lo “sentía”. James explicó que es “duro” lo que están pasando, pues le abrieron las puertas de su casa y ahora, a través de la Policía y los medios de comunicación, están conociendo cosas de Cruz que ni imaginaban, pues el joven parecía “normal” y era “muy educado”.