Descartan que el avión siniestrado en Moscú explotase antes de estrellarse

El avión de pasajeros AN-148 que se estrelló este domingo en las afueras de Moscú con 71 personas a bordo se incendió y explotó una vez que chocó con la tierra.
“Se ha determinado que en el momento de precipitarse al suelo el

Descartan que el avión siniestrado en Moscú explotase antes de estrellarse
Un grupo de personas muestran sus respetos con velas frente a la Catedral de Cristo Salvador de Moscú en conmemoración de las víctimas del accidente de avión | efe
Un grupo de personas muestran sus respetos con velas frente a la Catedral de Cristo Salvador de Moscú en conmemoración de las víctimas del accidente de avión | efe

El avión de pasajeros AN-148 que se estrelló este domingo en las afueras de Moscú con 71 personas a bordo se incendió y explotó una vez que chocó con la tierra.
“Se ha determinado que en el momento de precipitarse al suelo el avión estaba entero, sin incendiarse. La explosión se produjo después de la caída”, dijo ayer a los periodistas Svetlana Petrenko, portavoz del Comité de Instrucción de Rusia, la autoridad judicial que investiga la tragedia.
Por lo demás, las autoridades no adelantaron ninguna hipótesis sobre las posible causas del siniestro y señalaron que están abiertas todas las líneas de investigación. Aunque la nieve, las condiciones del terreno y la gran dispersión de los fragmentos del aparato y de las víctimas mortales dificultan las labores de búsqueda –que se podrían prolongar durante al menos una semana–, los servicios de rescate ya localizaron las dos cajas negras del AN-148. “Han sido encontrados los dos registradores de vuelo. Por tanto, la investigación ya se encuentra en plena marcha”, dijo el viceprimer ministro ruso, Arkadi Dvorkóvich, quién agregó que “es muy pronto para hablar de las causas” del siniestro.
Fuentes del diario “Kommersant” señalaron que el avión, de la compañía Sarátovskie Avialínii, que minutos antes de la tragedia había despegado desde el aeropuerto Domodédovo (Moscú), se precipitó al suelo de forma brusca desde una altura de 1.800 metros.
“Tras alcanzar una altura de 1.800 metros y una velocidad de 600 kilómetros por hora, el avión se desplomó bruscamente hasta los 1.500 metros. Después recuperó la altitud anterior y enseguida se precipitó al suelo”, señala la influyente publicación.

Un incendio en un motor, un fallo en los indicadores de velocidad o un fallo de pilotaje son las causas más probables del accidente, según los expertos consultados por “Kommersant”.
La compañía aérea informó de que el aparato había superado en enero pasado una revisión completa de mantenimiento que incluyó el chequeo de todas las partes del avión, entre ellas el fuselaje, las alas, el tren de aterrizaje y los motores.
La aeronave, además, superó la revisión de mantenimiento obligatoria que se debe hacer antes de cada vuelo “sin que se detectará ningún fallo”, agregó la aerolínea. Aunque el AN-148 había completado otras tres rutas durante el domingo, la tripulación del fatídico vuelo regular 6W 703 entre Moscú y la ciudad de Orsk, en el sur de los Urales, acababa de empezar su turno.
En el lugar del accidente ya se han localizado más de 450 fragmentos de cuerpos y cerca de 400 trozos del avión.
A bordo del AN-148 se encontraban seis tripulantes y 65 pasajeros, tres de ellos niños.
En un comienzo, las autoridades comunicaron que todos los ocupantes del avión eran ciudadanos rusos, pero más tarde precisaron que había tres pasajeros extranjeros, un ciudadano suizo, un azerbaiyano y un kazajo.