jueves 22/10/20

El conductor del camión del atentado de Berlín fue asesinado varias horas antes

El conductor del camión usado por el Estado Islámico para atentar en el mercado navideño de Berlín fue asesinado varias horas antes de que se llevara a cabo el ataque terrorista.

La Policía alemana patrulla por la zona que rodea la Puerta de Brandemburgo, en Berlín	REUTERS/Fabrizio Bensch
La Policía alemana patrulla por la zona que rodea la Puerta de Brandemburgo, en Berlín REUTERS/Fabrizio Bensch

El conductor del camión usado por el Estado Islámico para atentar en el mercado navideño de Berlín fue asesinado varias horas antes de que se llevara a cabo el ataque terrorista. Según fuentes forenses citadas por “Bild”, el conductor, identificado como Lukasz Urban, un polaco de 37 años, presenta varias heridas por arma blanca y un disparo en la cabeza realizado entre dos y tres horas antes del atentado, ejecutado a las 20.00 (hora local).
El 19 de este mes un camión arrolló el mercado navideño próximo a la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm, dejando 12 muertos y 56 heridos. Un hombre secuestró el camión y mató a Urban, cuyo cadáver estaba en la cabina del vehículo.
El ministro de Interior de Berlín, Andreas Geisel, contó que “probablemente” Urban intentó impedir que el atacante se hiciera con el control del camión. Una campaña iniciada por un camionero británico para ayudar a la familia del conductor polaco ha recaudado ya 170.000 dólares.
Anis Amri, un tunecino de 24 años que llegó a Alemania el año pasado tras purgar una condena de cuatro años en Italia por incendio, es el presunto autor. El Estado Islámico difundió un vídeo en el que este le jura lealtad. Amri fue abatido por la Policía el pasado viernes en Milán.
Por otro lado, miembros de distintos partidos alemanes llamaron a reforzar las medidas de vigilancia para evitar posibles casos de radicalización entre los solicitantes de asilo, así como una mayor vigilancia de cara a evitar atentados como el perpetrado la semana pasada contra el mercadillo navideño de Berlín.
Anis Amri había esquivado la deportación tras el rechazo de su solicitud de asilo.
La Unión Social Cristiana (CSU) de Baviera, socios de la canciller Angela Merkel, reclamó más poderes para la Policía y los servicios de Inteligencia. “Necesitamos nuevas medidas para detener a personas peligrosas”, escribió la formación regional en un documento titulado “Seguridad por nuestra libertad”.
Según este texto, las agencias deberían ser capaces de vigilar a individuos a partir de 14 años para evitar casos de radicalización y tener más capacidad para deportar a inmigrantes.
Un dirigente del Partido Social Demócrata (SPD), Ralf Stegner, también lanzó un llamamiento en este sentido e instó al Gobierno a “garantizar que las personas peligrosas no tienen la oportunidad de desaparecer”. “Cualquiera que ponga en riesgo la seguridad general no debe estar huido”, advirtió.
Una encuesta reciente de YouGov revela que seis de cada diez alemanes están a favor de la instalación de más cámaras de vigilancia en lugares públicos, algo a lo que se oponen, por ejemplo, importantes voces de Los Verdes.
La inmigración y la inseguridad son dos de los temas que más han marcado la política alemana del último año y previsiblemente también serán cuestiones clave de cara a las elecciones de 2017, en las que la canciller aspirará a su cuarto mandato.
A pesar de la presión sobre Merkel, un 56 por ciento de los ciudadanos siguen pensando que es capaz de resolver los principales problemas políticos, según un sondeo de Emnid, que sitúa a la dirigente por encima de otros líderes políticos.

Comentarios