domingo 23.02.2020

La CIA espió a un centenar de países a través de un sistema de encriptado

Estados Unidos fue capaz de interferir en los hechos más importantes del siglo XX con una máquina suiza
La empresa suiza Crypto AG, fue desmantelada en 2018, pero sus productos siguen operando en decenas de países de todo el mundo | alexander wy (efe)
La empresa suiza Crypto AG, fue desmantelada en 2018, pero sus productos siguen operando en decenas de países de todo el mundo | alexander wy (efe)

La Inteligencia de Estados Unidos espió durante años las comunicaciones diplomáticas y militares de decenas de países, entre ellos los de la Operación Cóndor, a través de máquinas de encriptado de una compañía suiza, propiedad de la CIA estadounidense y de la agencia de los servicios secretos alemanes BND.

Así lo muestran los cables publicados este martes por el centro independiente “National Security Archive” (NSA, Archivo de Seguridad Nacional), tras una investigación publicada ayer por el diario The Washington Post y la cadena pública alemana de televisión ZDF.

Durante décadas, la empresa suiza Crypto AG, propiedad de la CIA (Agencia Central de Inteligencia) y de BND (Bundesnachrichtendienst. la agencia de inteligencia extranjera del gobierno alemán), comercializó miles de máquinas de encriptado a un centenar de países de todo el mundo, como Chile, Argentina, Brasil, Uruguay, México, Colombia, Perú, Venezuela, Nicaragua, España, Grecia, Egipto, Arabia Saudí, Irán e Irak, entre otros.

Operación Cóndor

Esas máquinas permitieron a la CIA descodificar miles de mensajes que podrían estar relacionados con episodios como el golpe militar de 1973 en Chile; el de 1976 en Argentina; el asesinato del excanciller chileno Orlando Letelier en Washington en 1976; la revolución sandinista en Nicaragua o la guerra de las Malvinas.

“National Security Archive” hace mención especial al espionaje sufrido por los miembros de la Operación Cóndor, un plan de varias dictaduras latinoamericanas en las décadas de 1970 y 1980 para eliminar a sus opositores.

Esas naciones, entre ellas Chile, Argentina y Uruguay, cifraron sus comunicaciones con máquinas de Crypto AG, sin saber que EEUU podría estar escuchando.

Durante la reunión inaugural de la Operación Cóndor, auspiciada por el régimen militar chileno de Augusto Pinochet (1973-1990) en noviembre de 1975 en Santiago de Chile, los responsables castrenses de cinco dictaduras del continente americano firmaron un acuerdo para emplear un sistema de encriptado.

Dicho sistema “estaría disponible para los países miembros en los siguientes 30 días, con el entendimiento de que podría ser vulnerable; será reemplazado en el futuro con máquinas criptográficas que serán elegidas de acuerdo común”, reza el texto del acuerdo.

Tras la segunda reunión en junio de 1976, la CIA informó de que “Brasil había aceptado proporcionar equipamiento para ‘Condortel’ (la red de comunicaciones de la Operación Cóndor)”, que provendría de Crypto AG.

Gracias a ese sistema, siguieron de cerca desde la crisis de los rehenes en Irán en 1979 hasta las operaciones de asesinato en el marco de la Operación Cóndor y los movimientos de Argentina en la guerra de las Malvinas.

La única limitación del programa fue que los principales adversarios de Estados Unidos, la extinta Unión Soviética y China, nunca fueron clientes de Crypto AG, sospechosos de la trampa.

Comentarios