jueves 18.07.2019

Un ataque contra dos mezquitas deja 49 personas muertas en Nueva Zelanda

La Policía detuvo a cuatro personas y encontró dos artefactos explosivos en sus vehículos

Miembros de los servicios de emergencias trasladan a uno de los heridos en el ataque | martin hunter (efe)
Miembros de los servicios de emergencias trasladan a uno de los heridos en el ataque | martin hunter (efe)

Nueva Zelanda está de luto después de que al menos 49 personas hayan muerto y 41 hayan resultado heridas en un ataque armado ayer contra dos mezquitas en la localidad de Christchurch, en la Isla Sur de Nueva Zelanda, informó el jefe de la Policía neozelandesa, Mike Bush.


El jefe de la Policía neozelandesa dijo en una comparecencia ante los medios de comunicación que murieron 41 personas en la mezquita de la avenida Deans y otras siete en la mezquita de Linwood, además de una persona que falleció poco después en un hospital por la gravedad de las heridas sufridas.


La primera ministra, Jacinda Ardern, describió lo sucedido como uno de los “días más oscuros” vividos en Nueva Zelanda y resaltó que la situación vivida ayer “no tiene precedentes” en su historia reciente y dejó claro que se trata de un ataque terrorista.


“Está claro que esto solo puede describirse como un ataque terrorista. Por lo que sabemos, parece estar bien planeado”, señaló  según informa el diario “New Zealand Herald”.

Bajo custodia
Al menos cuatro personas –tres hombres y una mujer– se encuentran bajo custodia policial, tal y como anunció la Policía neozelandesa. Uno de los atacantes retransmitió en directo por redes sociales un vídeo con su ataque contra una de las mezquitas.


“La Policía está interrogando a los detenidos, de los cuales ninguno estaba fichado por las autoridades”, manifestó la primera ministra neozelandesa.


Ardern dijo que se encontraron dos artefactos explosivos en los vehículos de los detenidos y que fueron neutralizados. Los detenidos no estaban en ninguna lista de seguimiento por terrorismo.
“Hay cuatro individuos que han sido detenidos pero tres están conectados con este ataque y están bajo custodia, uno de los cuales ha dicho públicamente que es australiano”, explicó.


“Hay personas que yo las describiría como de visiones extremistas que no tienen absolutamente ningún lugar en Nueva Zelanda y que, de hecho, no tienen lugar en el mundo”, dijo Ardern. “Aunque no tenemos ninguna razón para creer en esta fase que hay otros sospechosos, no lo estamos dando por supuesto en este momento”, apostilló.


“Quiero enviar un mensaje a aquellos directamente afectados. Para muchos este no es el lugar en el que nacieron. Para muchos Nueva Zelanda fue su elección un lugar al que muchos vinieron por su seguridad. Un lugar donde era seguro practicar su cultura y religión”, subrayó.


A las pocas horas del suceso, el mundo entero reaccionó manifestando el dolor por las víctimas y condenando lo sucedido, calificado como “acto enfermizo de violencia”, “odio racista”, “fascista” y “brutal”.


El presidente norteamericano, Donald Trump, envió su “calurosa simpatía” y sus “mejores deseos” a los ciudadanos de Nueva Zelanda. “Estados Unidos está con Nueva Zelanda para cualquier cosa que podamos hacer. ¡Dios nos bendiga a todos!”, afirmó.


También ayer, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, calificó el atentado de “despiadado acto de odio”.

Odio racista
La reina Isabel II, jefa de Estado de Nueva Zelanda, aseguró que está “profundamente entristecida” por el atentado terrorista y envió sus condolencias a las víctimas, al tiempo que quiso “rendir tributo a los servicios de emergencia y a los voluntarios que están prestando su apoyo a aquellos que han sido heridos. En estos momentos trágicos, mis pensamientos y rezos están con todos los neozelandeses”, dijo.


Por su parte, la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, calificó el “horripilante” ataque como un “acto enfermizo de violencia”.


La canciller alemana Angela Merkel también ha condenado el “odio racista” del atentado y la UE mostró consternación por la “brutal” masacre.


Por otro lado, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha pedido a la comunidad internacional que actúe contra la “peligrosa tendencia” en la que se están convirtiendo los ataques a musulmanes en las sociedades occidentales por xenófobos e islamófobos de extrema derecha, a quienes comparó con un “cáncer” que se extiende.

Comentarios