Asad critica “la campaña de mentiras” de EEUU y sus aliados contra su país

El presidente sirio, Bachar al Asad, denunció ayer “la campaña de falacias y mentiras” contra su país por parte de Estados Unidos y sus aliados ante el Consejo de Seguridad de la ONU

Asad critica “la campaña de mentiras” de EEUU y sus aliados contra su país
Bachar al Asad y Ali Akbar Velayati, consejero del líder supremo iraní | efe
Bachar al Asad y Ali Akbar Velayati, consejero del líder supremo iraní | efe

El presidente sirio, Bachar al Asad, denunció ayer “la campaña de falacias y mentiras” contra su país por parte de Estados Unidos y sus aliados ante el Consejo de Seguridad de la ONU, después de la ofensiva lanzada la madrugada del sábado por Washington, Londres y París contra posiciones gubernamentales en Siria.

“La agresión tripartita con cohetes contra Siria estuvo acompañada de una campaña de falacias y mentiras en el Consejo de Seguridad por parte de los mismos países agresores contra Siria y Rusia”, se lamentó Al Asad durante una reunión con una delegación parlamentaria rusa en la capital de Siria, Damasco.
El presidente sirio consideró que esto prueba que Rusia y Siria “no solo libran una batalla contra el terrorismo, sino también para proteger la ley internacional basada en el respeto a la soberanía de los estados soberanos y la voluntad de sus pueblos”, según un comunicado de la Presidencia siria publicado en Telegram.

La delegación rusa está compuesta por diputados del partido Rusia Unida, la formación que sostiene al presidente ruso, Vladimir Putin. Los parlamentarios rusos afirmaron, por su parte, que “la agresión tripartita contra Siria es una violación clara de las convenciones internacionales y se produce en un momento en que los sirios tratan de restaurar la estabilidad y continuar el proceso de reconstrucción de lo destruido por el terrorismo”.


EEUU, Francia y el Reino Unido efectuaron el sábado un ataque con misiles contra instalaciones gubernamentales sirias, donde, según Washington, se producían y almacenaban armas químicas.
Esta agresión fue llevada a cabo como represalia por el supuesto bombardeo químico del pasado día 7 en la ciudad de Duma, en las afueras de Damasco, durante una ofensiva gubernamental contra la facción rebelde que controlaba esta urbe, el Ejército del Islam, y en el que murieron decenas de personas. Tanto Damasco como Moscú han negado el uso de armamento químico en Duma.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, alabó ayer la ofensiva militar ejecutada contra Siria y se defendió de los “medios de comunicación falaces” que han criticado que el mandatario empleara la expresión “misión conseguida”.

El presidente quiso acallar las críticas surgidas por su uso de esta expresión al día siguiente de ordenar el lanzamiento de 105 misiles contra las instalaciones gubernamentales sirias.

Esa expresión levantó ciertas críticas debido a que, incluso desde el Pentágono, los principales mandos del Ejército dijeron que la operación “cercena” la capacidad del régimen sirio de usar armas químicas en un futuro, pero “obviamente la infraestructura química” siria supera las tres instalaciones destruidas.