martes 1/12/20

Alepo se convierte en el escenario de una batalla campal entre el Ejército sirio y 2.000 insurgentes

El Ejército combatió ayer en Alepo contra un combinado de 2.000 insurgentes que comprendían a integrantes del Frente al Nusra (la filial de Al Qaeda en Siria) y –según los residentes– militares turcos, en una de las batallas más cruentas de los últimos meses en Siria, según un representante del Centro ruso para la Reconciliación en Siria.
 

Recogen material de un convoy de ayuda que resultó dañado en un bombardeo, en Alepo             Abdalrhman Ismail
Recogen material de un convoy de ayuda que resultó dañado en un bombardeo, en Alepo Abdalrhman Ismail

El Ejército combatió ayer en Alepo contra un combinado de 2.000 insurgentes que comprendían a integrantes del Frente al Nusra (la filial de Al Qaeda en Siria) y –según los residentes– militares turcos, en una de las batallas más cruentas de los últimos meses en Siria, según un representante del Centro ruso para la Reconciliación en Siria.
“Los duros enfrentamientos están teniendo lugar a las afueras del barrio de Sheij Masud”, según fuentes del centro, que añadieron que entre el contingente insurgente había también unidades de la llamada oposición “moderada”.
“Tras un intenso bombardeo, los terroristas del Frente al Nusra y de Ahrar al Sham atacaron las posiciones de las milicias kurdas y los voluntarios en el barrio Sheikh Maksud”, subrayó esta fuente, en relación a un bombardeo previo efectuado por el Frente Al Nusra que habría costado las vidas de más de 40 civiles y herido a más de un centenar.  
“Más de 40 civiles, policías y militares murieron y cerca de 100 sufrieron heridas”, señaló la fuente del centro. Una comisaría y varias viviendas aledañas quedaron destruidas a raíz del bombardeo, apuntó. El organismo informó de que los terroristas del Frente Al Nusra atacaron también el aeropuerto de la ciudad y las posiciones de las tropas gubernamentales en la localidad de Handrat con armas pesadas y morteros. 
El viernes, insurgentes islamistas atacaron a las fuerzas gubernamentales y sus aliados.  El Frente al Nusra encabezó el ataque contra Jan Tuman el mes pasado, dando uno de los mayores reveses en el campo de batalla hasta la fecha a una coalición de combatientes chiíes extranjeros, incluidos iraníes y libaneses de Hezbolá que luchan junto a las fuerzas gubernamentales sirias.
Por otro lado, el Ejército sirio atravesó ayer las fronteras de la provincia de Raqqa, la capital de facto del autoproclamado califato del Estado Islámico, según informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.
La entrada en la localidad se produjo tras intensos bombardeos de Rusia sobre la fronteriza provincia de Hama, que permitieron a los militares sirios y a las milicias aliadas atravesar el límite de Raqqa.
Esta ofensiva se trataría del tercer gran asalto contra el autoproclamado califato durante los últimos días, después de una operación militar masiva realizada en Irak y un asalto generalizado de una milicia en Siria que contó con el apoyo de Estados Unidos.

Comentarios