viernes 27/11/20

Alemania supera la alerta crítica pero mantiene a las regiones al mando

El país alcanza una incidencia de 51,3 por 100.000 habitantes, con notables diferencias entre los lander
Una sanitaria se pone ropa protectora para tratar pacientes de coronavirus en el hospital alemán de Essen | F. VOGEL (efe)
Una sanitaria se pone ropa protectora para tratar pacientes de coronavirus en el hospital alemán de Essen | F. VOGEL (efe)

Alemania superó ayer, a escala nacional, el nivel de incidencia considerada crítica por sus autoridades, mientras el Gobierno federal mantiene que las actuaciones deben ser regionales o locales, según la situación específica territorial. 

La incidencia media en una semana y en toda Alemania se situó en los 51,3 casos por 100.000 habitantes, según datos del Instituto Robert Koch (RKI), competente en la materia en el país. 

Según su criterio, a partir de los 50 casos por ese cómputo de habitantes y siete días se califica una región de riesgo. Son ya 158 distritos en esta calificación; ésa es también la situación en seis del total de 16 “lander” del país (Baviera, Renania del Norte-Westfalia, Bremen, Hesse, Sarre y Berlín). 

“Ese es el nivel de incidencia al que se atiene el Gobierno federal, de acuerdo al criterio del RKI. Las actuaciones a implementar son competencia de los poderes regionales afectados”, explicó la viceportavoz del Gobierno, Ulrike Demmer. 

Baviera, a la cabeza
Una media nacional es un dato “sin duda relevante”, añadió. Pero la situación es muy distinta allá donde se superaron los 262 casos por 100.000 habitantes que donde se sigue por debajo de los 50. 

La localidad de Berchtesgaden (Baviera) es donde hasta ahora se registró esa incidencia máxima. Ahí quedaron cerrados para quince días restaurantes, guarderías y escuelas, se ha pedido a los residentes que no salgan sin razón justificada y desalojado a los turistas. 
En otras regiones de riesgo de  Alemania (como la ciudad-estado de Berlín) se han endurecido ciertas restricciones u ordenado el cierre nocturno de bares y restaurantes, según el criterio de sus autoridades. 

En Baviera ayer su presidente, Markus Söder, anunció medidas más restrictivas de la vida pública, que incluyen el cierre comercial y de bares y restaurantes desde las 21.00 horas cuando se superen los 100 casos por cien mil habitantes, un umbral a partir del cual la zona de que se trate pasará a calificarse como “rojo oscuro”. 

Limitados los eventos
En esas zonas el límite de asistentes a eventos de cualquier tipo será de cincuenta personas y Söder alertó ante los parlamentarios regionales de que las medidas son necesarias para evitar un “descontrol” de la situación. 

“Si llegamos a un incremento exponencial (de los casos) no podremos ya controlar la situación”, advirtió el político alemán quien dijo que “los meses más difíciles están por llegar”, en alusión a la temporada invernal, que suele conllevar un aumento de casos de enfermedades como la gripe que se suman a la pandemia.

Comentarios