viernes 15/1/21
KENIA VIOLENCIA

310 personas han muerto en Kenia a causa de la violencia entre enero y junio

Al menos 310 personas perdieron la vida y otras 216.294 huyeron de sus casas entre enero y junio de 2015 a causa de la violencia y los conflictos étnicos en Kenia, según los datos publicados por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (UNOCHA).

Un policía (2-I) es ayudado por sus compañeros después de resultar herido en un ataque perpetrado por supuestos militantes del grupo yihadista somalí Al Shabab contra un convoy de cuatro coches policiales, en la localidad de Yumbis, en el distrit
Un policía (2-I) es ayudado por sus compañeros después de resultar herido en un ataque perpetrado por supuestos militantes del grupo yihadista somalí Al Shabab contra un convoy de cuatro coches policiales, en la localidad de Yumbis, en el distrit

Al menos 310 personas perdieron la vida y otras 216.294 huyeron de sus casas entre enero y junio de 2015 a causa de la violencia y los conflictos étnicos en Kenia, según los datos publicados por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (UNOCHA).

Conflictos políticos, disputas fronterizas y territoriales no resueltas, robos de ganado y conflictos por el acceso a los recursos hídricos y las zonas de pasto son los principales motivos de los casi 300 incidentes registrados por la agencia de la ONU en el primer semestre del año.

Las zonas de Kenia que más conflictos registraron fueron Turkana, Baringo, Samburu, Marsabit e Isiolo, en especial entre las comunidades Pokot y Turkuna y entre los Samburu y los Turkana, que han protagonizado ataques como el de Nadome, en mayo, en el que murieron un centenar de personas.

Aun así, en los tres primeros meses del año se produjeron menos ataques contra la población civil comparado con los tres últimos trimestres de 2014, incluido un descenso significativo de los ataques en la zona costera.

Sin embargo, en el segundo trimestre la tendencia cambió y hubo un aumento de los ataques en Garissa y Lamu, entre los que destacan el ataque contra la Universidad de Garissa, que se saldó con 148 muertos, dos incidentes registrados cerca del campo de refugiados de Dadaab y un intento de asalto a una base militar.

En consecuencia, estos ataques "han aumentado los riesgos operativos para el personal extranjero que trabaja en el noreste del país y se ha reducido el acceso de las organizaciones y la prestación de los servicios sociales básicos", denuncia UNOCHA.

Comentarios