lunes 30/11/20

Un décimo del segundo premio reparte 125.000 euros para una peña de Moraña

Los bares fueron protagonistas ayer de la suerte en Arousa, desplazando este año la fortuna acostumbrada en las administraciones de Lotería. El bar Xolda de Moraña entregó el mayor de los premios de la Ría,

Los bares fueron protagonistas ayer de la suerte en Arousa, desplazando este año la fortuna acostumbrada en las administraciones de Lotería. El bar Xolda de Moraña entregó el mayor de los premios de la Ría, al vender una fracción del 04536, valorado en 1.250.000 a la serie y que en el caso del décimo vendido en la localidad de Ulla-Umia deja 125.000 euros para el afortunado comprador: Una peña de amigos.
Por su parte, la suerte llegó también al bar Potel de Valga, al cantarse el 59444 junto a un cuarto premio valorado en 200.000 euros a la serie y 20.000 al décimo, la fracción vendida también en máquina en este establecimiento.
Fueron ambos unos premios muy repartidos en toda España, dentro del auge de la venta automática de números por máquina. Pero en Moraña, los 125.000 euros de ese segundo también se redistribuirán en no pocos agraciados. Los responsables del establecimiento hostelero explicaban que el décimo premiado había sido vendido a una peña de unos 80 amigos que lo había fraccionado en participaciones. Así que el dinero ganado se repartirá en pequeños pellizcos a un buen número de personas de la localidad.
No era la primera vez que la fortuna llamaba a la puerta del bar Xolda, en la Rúa Uno, puesto que ya habían vendido algunas quinielas premiados estos años. Eso sí, se estrenan en el reparto de euros en la Lotería de Navidad y por ello sus responsables se mostraban ayer “moi contentos”.

en valga
En Valga, el bar Potel de la Plaza Vicente Cousiño también se estrenaba en el reparto de premios de la Lotería de Navidad, pero tampoco era el primer importe que entregaban en juegos de azar. Así, solo en Primitivas habían conseguido ya vender boletos que supusieron desembolsos de 45.000, 17.000 y 6.000 euros, entre otros. Como cada vez que se vende un número de máquina, era difícil conocer si el premio fue para algún vecino de la villa o para un turista de paso.
Salvo Cambados, donde recayeron dos décimos con 6.000 euros, el resto de localidades de Arousa se tuvieron que conformar con la búsqueda de pedreas y reintegros.
Eso sí, los dos décimos vendidos en Ulla-Umia mantuvieron a Arousa otro año más en el mapa de las localidades premiadas, aunque en un segundo plano, dada la destacada relación de municipios donde también se vendieron números sueltos de estos billetes a través del sistema de venta automática.

Comentarios