miércoles 25/11/20

La Xunta traslada a Fomento una alternativa para “un mayor equilibrio” en los peajes de la AP-9

Infraestruturas propone que se amorticen las obras de ampliación en los presupuestos para minimizar la subida
Ethel Vázquez atiende a los medios de comunicación tras una reunión en Vigo | efe
Ethel Vázquez atiende a los medios de comunicación tras una reunión en Vigo | efe

La Consellería de Infraestruturas trasladó al Ministerio de Fomento una propuesta “realista y viable para avanzar hacia un mayor equilibrio territorial en materia de peajes en el conjunto de España”, en relación con el futuro incremento en 2020 de las tarifas de la autopista del Atlántico.

La alternativa, remitida a través de una carta de la propia titular del departamento autonómico, Ethel Vázquez, al secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, se centra en la aplicación de dos medidas concretas.

Una de ellas está encaminada a revisar la aplicación del real decreto de 2011 y por tanto el incremento extraordinario del 1% acumulativo durante veinte años para financiar las obras de la ampliación en Santiago y Rande y la otra se trata de una bonificación de otro 25% a todos los usuarios que realicen trayectos de ida y vuelta en el día por la AP-9 que “complementaría la que se está aplicando actualmente”.

De acuerdo con las previsiones, Audasa, la concesionaria de la autopista, incrementará un 2,64% el coste de los peajes de la AP-9 en 2020, en torno a un 0,84% correspondiente a la subida del IPC (modulada con la frecuencia de tránsitos), un 1% para financiar la mencionada ampliación y un 0,8% por la subvención a quien hace el trayecto Vigo-Pontevedra con telepeaje.

La conselleira destaca que “una alternativa que implica avanzar hacia una igualdad en términos de política de peajes a nivel estatal, igualdad en términos de competitividad e igualdad en términos de movilidad y vertebración territorial en España”.

En funciones

Ethel Vázquez le dice además a Saura que considera “importante poner de relieve la importancia de la comisión de la AP-9, que la Xunta y el ministerio constituyeron en 2017.

“A pesar de estar el Ejecutivo en funciones, teniendo en cuenta la evolución de los hechos y la preocupación del Gobierno y de la sociedad de Galicia, te ruego que realices las gestiones oportunas para convocar, lo antes posible, una nueva reunión de esta comisión en la que podamos abordar conjuntamente la propuesta de actuación que te adjunto a este escrito”, apunta la consellería de Infraestruturas.

Vázquez reivindica el “importante esfuerzo” de la Xunta para “minimizar el impacto en las familias y en la economía gallegas de los peajes de las autopistas de titularidad autonómica”.

Sin entrar en la reclamación de la transferencia de la titularidad de la autopista –algo para lo que existe unanimidad en el Parlamento gallego–, la propuesta del Gobierno gallego pasa por la revisión del acuerdo con la concesionaria que recoge la financiación de las obras de ampliación con subidas acumulativas de los peajes durante 20 años, lo que, según censura Infraestruturas, “supone pagar 1.400 millones por obras que costaron 230”.

Establece la fórmula para afrontar el coste de las obras acometidas a través de los presupuestos generales del Estado en lugar de con subidas de peaje, “limitando los beneficios injustificados de la concesionaria”.

En concreto, el resultado de los cálculos de la consellería es “que el pago constante de la Administración a la concesionaria durante cinco años para compensar ambos convenios es de 53,19 millones de euros anuales y 265,94 millones de euros totales”. Esto es, lo que requiere es un pago anual a la concesionaria durante cinco años de 53,19 millones.

Comentarios