sábado 24/10/20

La Xunta pretende reducir “al máximo” la semipresencialidad en los centros

Rodríguez indica que el inicio de curso se desarrolló satisfactoriamente y que las aulas son lugares seguros
Los alumnos del centro López Ferreiro, en Santiago de Compostela, entran al colegio con todas las medidas de seguridad | xoán rey (efe)
Los alumnos del centro López Ferreiro, en Santiago de Compostela, entran al colegio con todas las medidas de seguridad | xoán rey (efe)

El conselleiro de e Cultura, Educación y Ordenación Universitaria, Román Rodríguez, destacó ayer que la intención de la Xunta es “reducir al máximo” la semipresencialidad en los centros educativos gallegos, un hecho que solo se da en la enseñanza “no obligatoria”, a diferencia de lo que ocurre en otras comunidades.

Rodríguez participó junto al secretario general del PPdeG, Miguel Tellado en una rueda de prensa antes de un encuentro con las Nuevas Generaciones, en la que fue preguntado por las críticas de padres y madres del IES Antón Fraguas de Santiago de Compostela, que piden poner fin a la enseñanza telemática en bachillerato.

Proceso de adaptación

Según Rodríguez en algunos centros educativos se tuvo que poner en marcha este sistema para “poder adaptar el proceso educativo” a la nueva situación en los centros que tuvieran o bien “problemas de espacio”, o de “capacidad de acogida u organización”.

Sin embargo, el conselleiro aseguró que esta situación se ha dado en “un número muy pequeño de centros” y que ocurre en etapas de educación no obligatoria, como bachillerato o las enseñanzas universitarias, a diferencia de otras autonomía, que según dijo, optan por el modelo telemático en la ESO.

Rodríguez puntualizó que dos inspectoras se han desplazado esta misma semana al centro IES Antón Fraguas para “buscar soluciones” y que ya cuentan con un análisis “bastante avanzado” para dar respuesta a las demandas en el centro.

Por otra parte, Rodríguez, trasladó que el inicio del curso escolar se desarrolló de manera “extraordinaria” y que las aulas “son lugares seguros”. “Los centros educativos funcionan como cortafuegos de la expansión de la pandemia, ya que en ellos se identifica a aquellas personas que están infectadas y se corta la transmisión”, afirmó el conselleiro de Educación.

Según expresó, en un año “francamente complejo y difícil”, además de “inédito”, la educación pública tuvo que realizar una serie de medidas que “complicaron de manera significativa” el arranque del curso, del que forman parte unas 450.000 personas, sin tener en cuenta las enseñanzas universitarias.

“Si hablamos de casi medio millón de personas que todos los días entran y salen de espacios educativos, tenemos que ser conscientes que estamos ante un espacio que debemos tratar de abordar con la máxima precaución desde el punto de vista sanitario para evitar que estos espacios sean espacios inseguros”, añadió el conselleiro, que asegura que los datos estadísticos avalan que el inicio de curso se desarrolló de manera favorable.

Un 0,1% de afectados

El conselleiro afirmó que en la serie acumulada de los últimos días se registran en torno a 480 contagios en la comunidad educativa, menos del 0,1% del total de personas que forman parte del sistema educativo.

Además añadió que Galicia se sitúa en torno a las 25 aulas cerradas de media desde el comienzo de curso del total de 18.000 que hay en toda la comunidad.

“Si hacemos una comparativa entre Galicia y la media de España, vemos como los datos son francamente mejores aquí. Vemos que estamos en unos ratios muy positivos”, declaró.

Comentarios