viernes 4/12/20

La Xunta prepara una ley frente a la sequía y un plan que vigile la calidad del agua

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció ayer que su Gobierno trabaja en dos instrumentos para optimizar la respuesta frente a posibles situaciones de sequía: una ley y un plan de vigilancia de la calidad del agua de consumo humano.

Vista general del Consello da Xunta que se celebró ayer
Vista general del Consello da Xunta que se celebró ayer

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció ayer que su Gobierno trabaja en dos instrumentos para optimizar la respuesta frente a posibles situaciones de sequía: una ley y un plan de vigilancia de la calidad del agua de consumo humano.
Tras la reunión semanal de su Ejecutivo, el mandatario gallego defendió que ambas herramientas son “oportunas y necesarias” e incidió en que es preciso “estar preparados” para futuros episodios de sequía que puedan afectar a la comunidad como ocurrió en meses anteriores.

Una reflexión pausada
En este sentido, manifestó que el “mejor momento” para hacer “una reflexión pausada” y articular las medidas precisas para poder combatir la sequía es este, un momento en el que “hay agua e incluso hay nieve”. “Ningún Gobierno responsable puede dejar pasar lo que vivimos en los últimos meses y esperar a lo haga otro”, esgrimió.
No en vano, recordó que Galicia vivió una situación excepcional de sequía que llevó a la comunidad a declarar la situación de alerta, que después fue rebajada a prealerta. En todo caso, aludió al cambio climático y a que los expertos apuntan que este tipo de episodios serán cada vez más habituales, por lo que es preciso planificar.
El Consello de la Xunta fue informado de las gestiones que realizan las consellerías de Medio Ambiente y Ordenación do Territorio y de Sanidade para la tramitación de este texto legal.

Tramitación conjunta
Feijóo remarcó que el objetivo del Gobierno gallego es consensuar e intentar tramitar de forma conjunta con los municipios gallegos –a través de la Fegamp– ambos instrumentos.
El objetivo inicial de la ley será ordenar los recursos hídricos de la forma que más convenga al interés general, “dando prioridad” al abastecimiento de agua para el consumo humano.
Todo ello, además de preservar las garantías sanitarias del agua, “especialmente ante la eventualidad de que una situación de sequía pueda alterar diferentes valores con repercusión en la salud pública, y “garantizar la unidad de acción en todo el territorio”.
La norma establecerá las medidas excepcionales a tomar en los periodos en los que se declare la sequía; y clarificará las competencias de cada administración, de forma que la Xunta 
pueda “cumplir con sus competencias de salud pública” y de protección y ordenación de los recursos hídricos, y los ayuntamientos, con responsabilidad de prestar abastecimiento y saneamiento a los vecinos.
Esta norma, reivindicó, será “aplicable en toda Galicia”, con independencia de que la sequía se produzca en la demarcación Galicia-Costa o en el ámbito de otro organismo de la cuenca.
El Gobierno gallego también autoriza el inicio de la tramitación de un plan especial para la mejora de la calidad del agua de consumo humano con el objetivo de implementar las medidas más efectivas para velar por la calidad del agua y corregir deficiencias cuando se encuentren.
Como novedad, esta iniciativa permitirá ampliar el ámbito de actuación de los programas de inspección de la Xunta, para incluir también en él las traídas vecinales o las que no están conectadas a redes municipales.
Feijóo defendió que esta medida permitirá un “mejor” control del agua, con criterios “más homogéneos” para las administraciones local y autonómica; y también “un mayor control”. l

Comentarios