miércoles 20/1/21

La Xunta hará cambios legales para luchar contra los incendios forestales

Los árboles de fácil combustión deberán estar a 50 metros en zonas de riesgo, con poca altitud o pendientes
 

Un rebaño de ovejas pasa por un monte quemado en el municipio ourensano de Melón | brais lorenzo (efe)
Un rebaño de ovejas pasa por un monte quemado en el municipio ourensano de Melón | brais lorenzo (efe)

El Gobierno gallego prevé distintas modificaciones legislativas con el fin de mejorar la ordenación del monte, así como la lucha y la prevención de los incendios forestales, según consta en la ley de acompañamiento a los presupuestos remitida al Parlamento.

Según el departamento de Medio Rural, el objetivo de estos cambios es “favorecer el cumplimiento de las exigencias legales por parte de todas las administraciones en la protección y prevención forestal”, así como adoptar una serie de “medidas adicionales” para reforzar estos ámbitos.

De este modo, en relación a la biomasa –limpieza de maleza y ordenación de árboles– se aumenta la distancia de 30 a 50 metros en los que no puede haber árboles pirófitas (de fácil combustión) en aquellos lugares “donde está demostrado que son de mayor riesgo por su situación”.

Entre estos lugares Medio Rural cita zonas con poca altitud o pendiente superior al 10%, las caras norte de las provincias de Pontevedra y A Coruña, zonas en las que el viento de componente nordeste sopla con mayor peligrosidad hacia zonas habitadas.

Esta norma es extensible también a gasolineras, campings e instalaciones industriales en las que haya material inflamable.

Distancia mínima

También “se prohíbe totalmente” la plantación de acacias a menos de 50 metros de edificios y se hace “obligatorio que eucaliptos y pinos guarden una distancia mínima de 10 metros entre cada ejemplar”. Las viviendas aisladas situadas en suelo rústico deben obligatoriamente tener gestionada en estas condiciones la biomasa en los 50 metros de su perímetros rodeen, “se encuentren a la distancia que se encuentren del monte”.

Medio Rural sostiene en un comunicado que estas medidas están “abiertas a las aportaciones de los distintos grupos políticos” durante el trámite parlamentario.

Los cambios normativos también establecen más agilidad para evitar que se demore el tiempo de limpieza de fincas de modo que se introduce la posibilidad de declarar zonas de actuación urgente y prioritaria aquellas sobre las que se precise actuar pudiendo hacerlo de modo rápido y simplificado en caso de emergencia.

También se prevé que la administración pueda vender la madera cortada en esas fincas para hacer frente a los gastos derivados de la limpieza de oficio.

Comentarios