sábado 28/11/20

La Xunta destina 2,3 millones a mejorar más de 1.800 hectáreas de cortaincendios

La Consellería do Medio Rural invierte más de 2,3 millones en actuaciones de prevención de incendios en los montes gallegos durante 2017 y 2018.

Zona quemada en Os Ancares | aec
Zona quemada en Os Ancares | aec

La Consellería do Medio Rural invierte más de 2,3 millones en actuaciones de prevención de incendios en los montes gallegos durante 2017 y 2018. En concreto, suponen la intervención en 1.828 hectáreas de terreno y 290 kilómetros de pistas de acceso que permitirán mejorar la red de cortaincendios de Galicia.
Además de estas, según informó el Gobierno gallego en un comunicado, se abrirán nuevos cortafuegos –unas quince hectáreas– que protegerán el monte en caso de incendio. Por último, se harán desbroces en 102 hectáreas de matorral, además de las 63 en las que ya se ha hecho.
Durante el pasado 2017 ya fueron ejecutados 1,7 millones de euros en estas labores, mientras que, para 2018, Medio Rural dispone de otros 600.000 euros para finalizar las acciones en los distritos forestales. Además, la Xunta tiene prevista una nueva contratación para este año 2018 y para 2019 con el objetivo de continuar los trabajos.
Medio Rural quiso recordar también que la red de cortaincendios de Galicia, compuesta por unas 10.500 hectáreas, son espacios en los que se controla el crecimiento de la vegetación para que, en caso de incendio, se pueda impedir el paso de las llamas.
Los cortafuegos están planificados por el servicio antiincendios de la Xunta, de tal forma que se localicen donde son más necesarios y adapten sus características en función de la vegetación del entorno.

Anteriores actuaciones
La Xunta ya instaló un total de 57 nuevos puntos de agua para los equipos de extinción de incendios forestales a lo largo de 2017, que se suman a las 6.000 ya existentes en el territorio gallego, en su planificación de cara a minimizar las consecuencias de los fuegos forestales en la comunidad gallega.
Según informó el Gobierno gallego a finales del pasado mes, estos depósitos pueden ser utilizados por motobombas o bien por medios aéreos y se distribuyen por las cuatro provincias gallegas, especialmente en Pontevedra, donde se instalaron 19 en el presente año.
Así, A Coruña y Lugo disponen de un total de cuatro nuevos depósitos cada una, todos ellos disponibles para que los helicópteros recojan agua. Por su parte, en la provincia de Ourense se construyeron nueve de estos depósitos, cuatro destinados a los medios aéreos y otros cinco para terrestres.
De este modo, estas infraestructuras se suman a las casi 6.000 ya existentes en toda Galicia. Ourense es la provincia que mayor número de construcciones dispone, seguida por Lugo, A Coruña y, en último lugar, la de Pontevedra.
Durante el año 2017 la comunidad gallega sufrió una ola de fuegos a mediados de octubre, que según las mediciones definitivas, arrasaron algo más de 49.000 hectáreas, el 53% de ellas masa arbolada y el resto de monte raso. La Xunta contabilizó 264 fuegos, algunos de los cuales perjudicaron a áreas de población.

Comentarios