Miércoles 26.06.2019

La Xunta aumenta hasta 396 millones los beneficios fiscales destinados a las familias y empresas gallegas

La Xunta de Galicia incrementará el próximo año hasta un total de 396 millones de euros los beneficios fiscales que aplica a familias y empresas, con el objetivo de dotar de mayor renta a la ciudadanía gallega.

Las deducciones fiscales llegan también al ámbito de la natalidad | aec
Las deducciones fiscales llegan también al ámbito de la natalidad | aec

La Xunta de Galicia incrementará el próximo año hasta un total de 396 millones de euros los beneficios fiscales que aplica a familias y empresas, con el objetivo de dotar de mayor renta a la ciudadanía gallega.
Los beneficios fiscales son todos aquellos ingresos que la Administración autonómica deja de percibir para que reviertan en los ciudadanos, y en 2018 la Xunta aplicará rebajas fiscales por un importe de casi 400 millones.
Tal como establecen las cuentas de la Xunta que se acaban de aprobar en el Parlamento, el 93% de estos beneficios fiscales son de carácter social, es decir, a favor de las familias gallegas, con especial incidencia en colectivos prioritarios de actuación como los jóvenes, las personas con discapacidad, los mayores o las familias numerosas.
En estos beneficios fiscales tiene reflejo la rebaja fiscal aprobada por la Xunta de Galicia, la mayor de la historia de la Autonomía y que está en vigor desde el 1 de enero de 2016. En 2018 se mantendrá esta rebaja, por lo que, por ejemplo, en Galicia el 99% de los contribuyentes seguirán sin pagar el Impuesto de Sucesiones cuando reciben una herencia de un familiar directo, ya sea por el fallecimiento de ese familiar o a través de los conocidos como pactos sucesorios, que permiten adelantar en vida una herencia.
El balance de esta rebaja en el impuesto de sucesiones es muy positivo. De hecho, en el primer año de aplicación más de 62.000 contribuyentes gallegos no tuvieron que pagar ni un solo euro tras recibir una herencia, según los datos oficiales de la Administración tributaria gallegas.

1 Más ventajas fiscales en el rural
Además, en el capítulo de beneficios fiscales también figuran las rebajas vinculadas al programa de impuestos “cero” en el rural, puesto en marcha en el año 2016 y que está permitiendo dinamizar este medio.
A través de estas medidas, en Galicia ya no se paga el impuesto de transmisiones patrimoniales en la compraventa de suelo rústico o en la transmisión (total o parcial) de una explotación agraria. Así mismo, tampoco se paga el impuesto de actos jurídicos documentados por la agrupación de predios rústicos.
El balance de este novedoso programa también es muy positivo. Según los datos de la Xunta, otros 8.000 contribuyentes se beneficiaron de esta iniciativa pensada exclusivamente para dinamizar el medio rural, motivo por el cual en este 2017 se ha ampliado con otro beneficio fiscal: la Xunta ha eliminado los impuestos para los jóvenes, las familias numerosas y las personas con discapacidad que compran un inmueble en el ámbito rural y lo dedican a vivienda habitual.
Esta rebaja fiscal se aplica en unas 3.500 parroquias gallegas que tienen la consideración de zonas poco pobladas con intensidad media o baja, aquellas en las que es más necesario recuperar población.
Es decir, la Xunta de Galicia ha eliminado estos impuestos -el de Transmisiones Patrimoniales y el de Actos Jurídicos Documentados- para estos colectivos en cerca del 90% del territorio gallego. El objetivo de esta medida es fijar población en el medio rural y dinamizar las zonas menos pobladas

2 Nuevas rebajas de impuestos en este 2018
En los Presupuestos de la Xunta para 2018, que entrarán en vigor el próximo 1 de enero, se incluyen nuevas rebajas de impuestos que tienen como objetivo dinamizar ámbitos de actuación prioritarios para el Gobierno gallego.
Por ejemplo, desde el 1 de enero estarán vigentes deducciones fiscales por invertir en tierras y bienes rústicos desaprovechados o por invertir en una sociedad de gestión forestal. La Xunta también pone en marcha nuevas deducciones para las personas que inviertan en la rehabilitación de inmuebles de los centros históricos o en actividades económicas en ellos y, finalmente, se eliminan los impuestos que se pagan a la Xunta para las personas que adquieran suelo industrial de las administraciones.

Comentarios