viernes 4/12/20

La Xunta apoya que la Ribeira Sacra sea Patrimonio de la Humanidad

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, anunció ayer que el Gobierno autonómico remitirá “este mismo año” la primera parte de la documentación necesaria para la declaración de la Ribeira Sacra como Patrimonio de la Humanidad .

El presidente de la Xunta visitó el monasterio de San Pedro de Rocas, en Esgos | Antonio Cortés (efe)
El presidente de la Xunta visitó el monasterio de San Pedro de Rocas, en Esgos | Antonio Cortés (efe)

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, anunció ayer que el Gobierno autonómico remitirá “este mismo año” la primera parte de la documentación necesaria para la declaración de la Ribeira Sacra como Patrimonio de la Humanidad .

Así lo indicó durante una visita realizada al monasterio de San Pedro de Rocas, en Esgos (Ourense), uno de los “tesoros” de la Ribeira Sacra, acompañado por el presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar.

Allí confirmó el inicio del expediente de la Ribeira Sacra como Bien de Interés Cultural (BIC) “para este mismo verano” a fin de que pueda estar rematado antes de acabar “esta legislatura” y que servirá para “proteger definitivamente” este espacio.


El presidente de la Xunta también explicó que este expediente es el “paso previo” para poder presentar la candidatura de la ribeira Sacra a Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y destacó que el Ministerio de Cultura es el encargo de decidir finalmente cuál es la propuesta española que debe ser valorada como Patrimonio de la Humanidad.


Según Feijóo, la declaración de este espacio como Patrimonio de la Humanidad supondría un “triple efecto” para la revitalización económica y social para la zona.

Con motivo de la visita al monasterio de San Pedro de Rocas en Esgos, el titular del Ejecutivo gallego confirmó que la Xunta iniciará este verano los trámites consolidando así la “protección integral” de toda esta zona, que abarca a una veintena de ayuntamientos de las provincias de Lugo y Ourense” y que permitirá que tenga “automáticamente la misma protección que si fuera declarado BIC” tal y como había anunciado el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez.

“Estamos hablando de un extensísimo territorio, que abarca dos provincias, de muchos ayuntamientos, muchas hectáreas y muchas parcelas”, apuntó Núñez Feijóo, quien señaló a la complejidad de este expediente, que es uno de los “más difíciles y complejos de todas las declaraciones” puestas en marcha en Galicia, ya que afecta a unos 20 ayuntamientos de las provincias de Ourense y Lugo, 36.000 hectáreas así como a unas 200.000 parcelas.

Por este motivo, pidió a todas las administraciones afectadas “responsabilidad” ante este “primer paso necesario” para que este territorio pueda ser declarado Patrimonio mundial.

Comentarios