miércoles 28/10/20

La Xunta afirma que el agua de Vigo es apta pero “de muy baja calidad”

La jefa territorial de la Consellería de Sanidad, Ángeles Feijóo, confirmó ayer que el agua de los municipios de Vigo, Redondela, Soutomaior y Moaña es apta para el consumo, aunque ha recalcado que tiene una calidad “muy baja”.

El embalse de Eiras abastece a la ciudad de Vigo y su área metropolitana | salvador sas (efe)
El embalse de Eiras abastece a la ciudad de Vigo y su área metropolitana | salvador sas (efe)

La jefa territorial de la Consellería de Sanidad, Ángeles Feijóo, confirmó ayer que el agua de los municipios de Vigo, Redondela, Soutomaior y Moaña es apta para el consumo, aunque ha recalcado que tiene una calidad “muy baja”.
La Xunta de Galicia requirió a las mencionadas localidades, así como a las empresas gestoras del servicio de agua en estos lugares, que confirmasen los resultados que se desprendieron de unas analíticas realizadas por técnicos autonómicos. Las mismas revelaban que “en algunos puntos de sus redes de abastecimiento se habían alcanzado o superado los límites permitidos en parámetros como el hierro, el color o la turbidez del agua”.
En una rueda de prensa, Ángeles Feijóo precisó que, de confirmarse los resultados en estas zonas,”se recomendaría la restricción de uso de agua para beber y cocinar”, una medida que, según el caso, podría aplicarse en la totalidad del municipio o tan solo en ciertas zonas.
No obstante, aclaró que las pruebas efectuadas por los ayuntamientos y empresas gestoras muestran “que los niveles paramétricos han disminuido y, por tanto, no se encuentran en los límites para decir que el agua no es apta”.
Junto a ella, la jefa del Servicio de Control de Riesgos Ambientales de la Jefatura Territorial de Sanidad, Natalia Botana, detalló que los municipios cuya agua rondaba “valores que alcanzaban los consensuados para declarar el agua no apta para el consumo” han realizado una analítica de confirmación que ha revelado que estos son “inferiores”.
Al igual que Ángeles Feijóo, insistió en que el agua en estas zonas es ahora “de baja calidad”. Argumentó que, debido a la situación de sequía, la estación potabilizadora del Casal, en Vigo, tiene que realizar “un trabajo adicional” a pesar de “los problemas estructurales que viene arrastrando” desde hace años.
Además, defendió que los mismos no dejan que la infraestructura responda “con la flexibilidad que debería” ante esta situación. “Aunque no estamos alcanzando los valores que declararían el agua no apta para el consumo, sí estamos con valores muy elevados que nos están obligando a extremar las labores de vigilancia”, manifestó.
Botana abundó en que los inspectores de salud pública están recogiendo muestras “de todos los abastecimientos con valores cercanos” al límite permitido.

Comentarios