domingo 25/10/20

Villares matiza que no dio un ultimátum a Quinteiro y pide que no alargue en el tiempo la decisión definitiva

El portavoz orgánico y parlamentario de En Marea, Luís Villares, matizó que no dio un “ultimátum” a Paula Quinteiro, la diputada que se vio envuelta en un altercado con la Policía,

Luís Villares interviene durante el plenario de En Marea | Óscar Corral (efe)
Luís Villares interviene durante el plenario de En Marea | Óscar Corral (efe)

El portavoz orgánico y parlamentario de En Marea, Luís Villares, matizó que no dio un “ultimátum” a Paula Quinteiro, la diputada que se vio envuelta en un altercado con la Policía, para que presentase su dimisión, pero remarcó que la decisión definitiva sobre su continuidad no debe “alargarse en el tiempo”.

En una entrevista ayer en RNE, Villares negó que el lunes, cuando compareció ante los medios de comunicación tras casi dos semanas de silencio para pedir la renuncia de Quinteiro en contra de la opinión de la mayoría del grupo parlamentario, fijase un plazo de una semana para que la inscrita de Podemos tomase una decisión sobre su futuro.

Un plazo prudente
“Yo expliqué que esto tenía que resolverse en un plazo prudente de tiempo. No se trata de un ultimátum, no está en mi mano hacerlo, está en la mano de los órganos colegiados de En Marea hacerlo. Pero sí que creo que es necesario que esto no se alargue demasiado en el tiempo”, aseguró ayer, un día antes de que se cumpla una semana desde sus declaraciones públicas en las que expresó su postura, que coincide con la que mantiene la dirección orgánica del partido instrumental.

De este modo, apeló a que el conflicto, que abrió un cisma en el seno del grupo parlamentario y avivado la división que existe desde hace más de un año en el espacio político de En Marea, se resuelva con “madurez” y “altura política” por parte de “quien tiene que tomar la decisión, que es la compañera diputada”.

En caso de que Quinteiro, que cuenta con el respaldo de once de los catorce diputados del grupo parlamentario y del sector crítico con la dirección del partido instrumental, no presente su dimisión; Villares abrió la puerta a someter a las bases la continuidad de Quinteiro a través de la convocatoria de una consulta.


La posibilidad de este extremo genero malestar entre el grupo de En Marea –la secretaria xeral de Podemos Galicia, Carmen Santos, llegó a calificarlo de “locura”–, ya que consideran que la decisión última sobre la continuidad de Quinteiro corresponde al grupo y que la revocación de cargos por parte de las bases no está desarrollada en el reglamento interno del partido instrumental.

“Lo que hice el otro día fue exponer posibles soluciones adicionales desde el carácter político si es que en algún momento se produce una aparente contradicción entre la posición mayoritaria del grupo parlamentario y el espacio orgánico”, declaró.


El magistrado lucense remarca que “existe una base común de legitimidad” entre los representantes públicos de En Marea y los dirigentes orgánicos del partido instrumental, por lo que, a su juicio, “nadie puede discutir” la “indudable legitimidad” de las bases “para opinar” sobre la continuidad de Paula Quinteiro. “Los inscritos son los que más ordenan en En Marea”, apostilló.


“Mientras tenga la confianza de la gente que creyó en mí y que me encargó esta responsabilidad que ejerzo con mucho honor, seguiré aquí”, aseguró a la pregunta de si se plantea su renuncia.

Comentarios