jueves 19.09.2019

Nueva víctima de robo en Galicia tras drogarla por "sumisión química"

La quinta víctima a la que drogaron mediante la denominada "sumisión química" para robarle es de Ourense

Nueva víctima de robo en Galicia tras drogarla por "sumisión química". Archivo
Nueva víctima de robo en Galicia tras drogarla por "sumisión química". Archivo

La Policía Nacional ha confirmado en Orense un nuevo caso -el quinto que se conoce en Galicia-, de personas que han sido víctimas de dos hombres que los drogaron mediante la denominada "sumisión química" para anular su voluntad para robar en sus domicilios.

El responsable de la investigación, Diego Amaya, ha explicado que las cinco víctimas conocidas, dos en Pontevedra, una en Santiago, una en Vigo y la última en Xinzo de Limia (Ourense), son los hombres con los que los dos detenidos, que ya se encuentran en prisión, contactaban a través de una conocida red de contactos.

Amaya, jefe de la Policía Judicial en Pontevedra, ha explicado que la investigación ha sido "dificultosa" porque al haber sido drogadas, las víctimas "no recordaban muy bien" lo que había sucedido.

Además, al no haber reconocido públicamente su homosexualidad sentían "algún tipo de vergüenza" a la hora de presentar su denuncia.

A este respecto, las autoridades han recordado que ante este tipo de delitos sus casos se abordan "con total discreción", por lo que han animado a los que hayan sido víctimas de este tipo de delitos a que denuncien "directamente" ante la Policía.

Los dos hombres contactaban con ellos a través de una conocida aplicación de contactos donde uno de ellos mantenía un perfil activo y, una vez ganada su confianza, concertaba una cita en un bar.

Una vez allí, según los investigadores, en una de las consumiciones les suministraban una sustancia tóxica, en este caso benzodiacepina, un analgésico que les impedía presentar resistencia a sus agresores.

Cuando las personas drogadas se empezaban a encontrar mal, ha apuntado el responsable de la Policía Judicial, se ofrecían a llevarlos a sus casas y llegaban al domicilio prácticamente inconscientes.

En los robos, los dos detenidos lograron un botín de más de 60 relojes, medio centenar de joyas, objetos informáticos o electrónicos y más de 2.000 euros en efectivo.

Por ahora, los investigadores -a falta del caso de Ourense- les imputan cuatro delitos de robo con violencia e intimidación, dos delitos de lesiones y varios delitos de estafas informáticas, por usar de manera ilícita las tarjetas de crédito de las víctimas.

Las lesiones, ha explicado el jefe de la investigación, se refieren a una de las víctimas que sufrió la rotura de varias costillas, y a una "víctima paralela", ya que uno de los afectados era el cuidador de una persona dependiente que fue hallada con el fémur roto al lado de una víctima de esta sumisión química, que estaba en el suelo en estado de seminconsciencia.

Comentarios