sábado 19/9/20

Un vecino de O Porriño fallece tras sufrir el ataque de un enjambre de velutinas

Un vecino de la localidad pontevedresa de O Porriño, de 54 años, falleció tras sufrir unas viente picaduras de avispa velutina cuando realizaba trabajos de poda en una finca, junto a otro varón, que también sufrió el ataque pero cuyo estado no reviste gravedad.

Un vecino de O Porriño fallece tras sufrir el ataque de un enjambre de velutinas

Un vecino de la localidad pontevedresa de O Porriño, de 54 años, falleció tras sufrir unas viente picaduras de avispa velutina cuando realizaba trabajos de poda en una finca, junto a otro varón, que también sufrió el ataque pero cuyo estado no reviste gravedad.
Según fuentes de la Guardia Civil, los hechos ocurrieron a primera hora de la tarde del martes en una finca de la parroquia porriñesa de Budiño. Los primeros indicios apuntan a que el hombre estaba talando un árbol en el que había un nido de estos insectos que él no habría visto. Al lugar acudió una ambulancia asistencial del 061 y un médico del Punto de Atención Continuada (PAC) de O Porriño. Los sanitarios realizaron maniobras de reanimación cardiopulmonar, pero solo pudieron certificar el fallecimiento de A.G.L., tal y como informaron a Europa Press fuentes sanitarias.
El concejal de Medio Ambiente de O Porriño, Marcelino Coto, concretó que el suceso ocurrió sobre las 16.00 horas, cuando dos varones fueron a cortar un manzano y fueron atacados por las avispas de un nido que se encontraba “en medio de unos matorrales”.

Como consecuencia, ambos registraron numerosas picaduras que causaron las “heridas mortales” de uno de ellos, quien se desconoce si murió por una reacción alérgica o por el número de picaduras. El segundo varón también sufrió el ataque, pero “con menor intensidad”, y su estado no reviste gravedad aunque se encuentra en observación en su domicilio. Santiago F. pudo escapar y refugiarse en la bodega de la casa de su tía, y cuando a los pocos minutos regresó a la finca vio a su amigo tumbado en el suelo con la cara y el cuello hinchados y los brazos llenos de picaduras.
El edil advirtió de que este tipo de insectos no solo anidan en altura, sino también “a ras de suelo, en restos y en medio de matorrales”, como en este caso. “Es la primera víctima que tenemos aquí, y es lamentable que una persona tan joven haya fallecido de esta forma”, ha remarcado, pidiendo “extremar precauciones” durante las tareas de desbroces.

Comentarios